Curiosidades y peculiares Tradiciones Navideñas italianas

Diciembre es el mes de la Navidad. En Italia, cada región la celebra con tradiciones y hábitos muy particulares. En esta ocasión descubriremos de qué se tratan, ¡Veamos de qué se trata!

Navidad en las Regiones Italianas: un mosaico cultural

1. VALLE D’AOSTA

Una de las tradiciones navideñas más interesantes en Valle d’Aosta es la fiesta del pan micooula (que en dialecto significa ‘un poco pequeño’ y ‘un poco especial’) que se prepara durante esta época del año y se hace a base de castañas, nueces, uvas pasas y e higos secos.

Esta tradición se origina de una leyenda: como es costumbre, la noche de la víspera de Navidad, una mujer llamada Rosa se dirigía a la iglesia para asistir a la Misa. Ya que iba tarde, tuvo que tomar un atajo atravesando el bosque hasta que llegó frente a un molino abandonado, conocido por albergar espíritus, brujas y otras criaturas malignas. Sin embargo, ella no se mostró temor, pues sabía que Dios velaba por su seguridad. Entonces, cuando una enorme serpiente se apareció frente a ella y la amenazó, Rosa le preguntó que querría a cambio de indicarle el camino correcto. La serpiente le pidió un pedazo de pan de la iglesia a cambio de perdonarle la vida. Rosa aceptó y, al volver de la Iglesia, le dio a la serpiente el pan bendito. Tras comerlo, la serpiente se convirtió en una paloma blanca que alzó el vuelo rumbo al cielo.

2. PIEMONTE

En Piemonte es muy conocida la tradición del Ceppo di Natale (Tronco de Navidad). Se trata del tronco de un árbol decorado con velas, que se encienden la noche de la Víspera de Navidad.

Pero se hizo tan popular que… ¡También se convirtió en un dulce! De hecho, es muy común preparar un tronco dulce para el almuerzo de Navidad, hecho con chocolate, nata, brandy… Es posible que esta tradición estuviera influenciada por Francia (cerca del Piamonte), donde el Bûche de Noël es muy común en esta época.

3. LOMBARDIA

El famoso panettone navideño, un pastel de levadura repleto de frutas confitadas y uvas pasas, es originario de Lombardía y allí, incluso más que en el resto de Italia, es imprescindible en las cenas (y almuerzos) de Navidad.

Pero, ¿cuál es el origen del panettone? Existen varias leyendas al respecto. La más difundida cuenta que el panettone nació por error durante una cena de Navidad preparada para Ludovico el Moro (siglo XV). Se dice que el cocinero de la corte olvidó el pastel que estaba preparando en el horno, lo que provocó que se quemara. Sin embargo, el ayudante de cocina, Toni, encontró una solución para poder servirlo: ¡añadió mantequilla, uvas pasas y fruta confitada a la masa que aún estaba buena! Así nació el «Pan di Toni», que con el tiempo se convertiría en «panettone».

4. TRENTINO-ALTO ADIGE

En Trentino se celebra el Krampuslauf, un desfile de Krampus (figuras demoníacas de dientes afilados y cuernos largos). Estas figuras desfilan por las calles de las ciudades, asustando a adultos y niños por igual, pero sobre todo, disuadiendo a los niños de comportarse mal durante el periodo navideño.

5. VENETO

En Venecia, sobre todo antes, la figura de la Befana era más popular que la de Papá Noel. De hecho, los niños no esperaban los regalos de Papá Noel, sino de la viejecita, la «Marantega«, que en la noche del 5 al 6 de enero llenaba sus calcetines de pequeños regalos, golosinas, chuches, frutos secos, mandarinas y, para los más traviesos, también algún trozo de carbón.

Por eso se sigue organizando cada año en Venecia la Regata della Befana, una ceremonia bastante peculiar si se le compara con las celebraciones de la Befana en el resto de Italia.

6. FRIULI-VENEZIA GIULIA

La tradición más fascinante, muy antigua, pero aún viva y latente hoy en día, es la de los pignarûi. El Pignarûl parece estar vinculado al culto de Beleno (o Belanu), una antigua deidad de la luz. Beleno era uno de los principales dioses paganos para los que se realizaban sacrificios y rituales. Entre ellos figuraba el encendido de hogueras en lo alto de las colinas, quizá también en honor de su compañera, Belisma, diosa del fuego.

Por eso, aun después de siglos, la noche del 5 de enero y aún más la noche del 6, Friuli se ilumina con el fuego de cientos de hogueras.

7. LIGURIA

Una peculiar tradición navideña de Liguria está vinculada a la figura de Andrea Doria, almirante, político y noble italiano de la República de Génova del siglo XV. Cuenta la leyenda que Andrea Doria convocó a los maestros pasteleros de Génova para inventar un pastel que simbolizara la riqueza de la ciudad. Este plato debía cumplir una serie de requisitos: ser nutritivo y de larga conservación, para que pudiera ser transportado por los marineros en sus largos viajes por mar. El postre debía saciar la nostalgia de los marineros y dar testimonio del vigor de la ciudad ante otros pueblos. Es así como nace el Pandolce genovés: una especie de pan con levadura enriquecido con fruta confitada, uvas pasas, piñones y semillas de hinojo.

8. EMILIA-ROMAGNA

No es sorpresa para nadie que en Bologna se coma muy bien. Eso mismo ocurre en Navidad, época en la que la comida típica incluye todos los platos tradicionales boloñeses, como la lasaña casera o los tradicionales tortellini en su salsa.

Pero ¿sabíais que en Navidad los tortellini también se hacen dulces? De hecho, un postre típico de la región para Navidad son los tortelli (o tortellini) di Natale; rellenos de mermelada o crema que luego se fríen o se cuecen al horno.

9. TOSCANA

La tradición navideña más característica de la región toscana es la preparación del Panforte, un bizcocho con forma de pan, pero más compacto, relleno de frutos secos y especias, que a menudo se obsequia como regalo de Navidad.

10. UMBRIA

¿Sabíais que en Umbría se encuentra el árbol de Navidad más grande del mundo? Específicamente en Gubbio. Este árbol es en realidad una estructura hecha de luces de colores dispuestas en forma de árbol de Navidad, con una estrella en la cima, que se enciende en la ladera del monte Igino, la montaña que se alza sobre la ciudad umbriana.

Se encendió por primera vez el 7 de diciembre de 1981 y, desde entonces, se ha convertido en una tradición que acoge a miles de turistas cada año.

11. MARCHE

Una tradición que se encuentra en toda Italia es la de los pesebres vivientes, que tiene particular acogida en la zona de las Marche. Se recrea el nacimiento de Cristo mediante la presencia de individuos de carne y hueso, ubicados en el centro de diversas urbes.

En esta misma zona, se come, en Navidad… ¡Pizza! No es cualquier pizza, es la pizza di Natale (pizza de Navidad), una preparación dulce que incluye levadura y otras especias, parecida a otras que ya hemos mencionado.

12. LAZIO

En Navidad todo el mundo se comporta bien (ojalá) y se come en desmedida, al menos es así en Italia. Pero una de las tradiciones gastronómicas y vinícolas navideñas más ricas e interesantes de Italia es la del Lazio, sobre todo en Roma.

¡En Roma, “se magna”(se come)! ¡Y “se magna” come muy bien! 

En Lazio se acostumbra a no consumir carne en la cena de Nochebuena (el conocido «cenone»). Por eso, sobre todo en el pasado, existía un rito tradicional, el de la compra del ‘cottio’: en la noche del 23 de diciembre, las mujeres romanas iban a la pescadería a comprar el mejor pescado para prepararlo al día siguiente. De hecho, el menú tradicional de Nochebuena incluía: bacalao frito o guisado, raya en caldo de brócoli, espaguetis con almejas, fritada mixta de gambas y calamares acompañada de verduras empanizadas.

El dulce romano típico que se sirve en la cena de Navidad es el pangiallo (que se remonta a la época imperial de Roma), que se prepara con una pasta de miel, fruta seca y azafrán, que le otorga su característico color amarillo.

13. ABRUZZO

Desde hace más de 400 años, en Lanciano (provincia de Chieti) la Navidad comienza un día antes, el 23 de diciembre, día de la Antivigilia (antivíspera), con la tradición de la Squilla (tipo de campana).

Tras la puesta de sol, el 23 de diciembre, las calles de la ciudad se llenan de gente, y a las 6 de la tarde comienza a sonar la campana de la torre cívica, dando la señal a todas las campanas de las demás iglesias de la ciudad, que empiezan a repicar una hora más tarde para dar comienzo a la fiesta.

El origen de la «Squilla» se remonta a 1607 el cuando el 23 de diciembre el arzobispo de Lanciano ,Paolo Tasso, emprendió una peregrinación penitencial hasta la pequeña iglesia de Iconicella, a un par de kilómetros del centro, para rememorar el viaje de José y María a Belén. La caminata iba acompañada del son de la «squilla», o repique de campanas de la iglesia.

14. MOLISE

Molise también cuenta con una tradición navideña de preparar un pan dulce, el denominado «Pane di Natale”, relleno con uvas pasas y diferentes hierbas aromáticas.

15. CAMPANIA

En Napoli, ¡La Navidad dura todo el año!, específicamente en la Via dei Presepi (Via de los Pesebres).

Su nombre real es Via San Gregorio Armeno y está en Spaccanapoli. Esta calle está repleta de talleres de artesanos que elaboran a mano figuras para pesebres, desde las representaciones más tradicionales hasta las más originales y estrambóticas (incluyendo, por ejemplo, personajes famosos del deporte, la política, la actualidad, etc.)

16. PUGLIA

Las protagonistas de la Navidad en Puglia son las rosas… ¡dulces! Se trata de un dulce típico de esta época, las “cartellate” que se hacen con delgadas tiras de masa enrolladas en forma de rosas para después fritarlas y cubrirlas de miel o vincotto.

17-18. BASILICATA / CALABRIA

El fuego de los falò ilumina a estas dos regiones, aún más que a otras. Se encienden la noche del 24 de diciembre: las personas asisten a la Misa y, al salir, se reúnen alrededor del fuego para charlar e intercambiar buenos deseos, mientras degustan diferentes dulces.

¿Pero, por qué escoger el fuego como símbolo? Bueno, por un lado, es el medio a través del cual pueden destruirse las cosas negativas que nos sucedieron durante el año y, por otro lado, encarna la sensación del calor para calentar al recién nacido.

19. SICILIA

Si queréis pasar la Navidad en Sicilia, no podéis perder la oportunidad de probar las «Cuccidati» (en dialecto), galletas rellenas de higos, nueces y mermelada, usualemente decorado con glaseado.

20. SARDEGNA

La zampogna (gaita de caña) se asocia a la Navidad en casi todas las regiones, pero la tradición de este instrumento es especialmente fuerte en Sardegna, donde los gaiteros se reúnen cada año a animar las calles y los actos de las ciudades.

Esperamos que este artículo os haya resultado útil para explorar la cultura italiana y, en especial, para conocer las diferentes tradiciones de las regiones italianas. Para saber más sobre este tema os invitamos a leer el artículo acerca de las películas navideñas que os permitirá sumergiros en el ambiente navideño de Italia.

¿Te gustaría ampliar tu vocabulario de italiano o repasar temas de gramática? Puedes hacerlo en italki, ¡la mayor plataforma de aprendizaje de idiomas! Soy su embajadora y trabajo allí desde hace varios años como profesora, puedes encontrarme buscando mi nombre: Graziana Filomeno.

Deja un comentario