Cocinamos BISTEC a la FLORENTINA en un restaurante de Florencia

Nada suena más florentino que un… ¡bistec a la florentina! Por este motivo, en este vídeo hemos decidido llevaros con nosotros a Florencia, a uno de los restaurante donde hacen precisamente este plato. ¡Estamos a punto de entrar en acción! Obviamente ¡antes es necesario un pequeño toque de preparación! ¿Listos? ¡Vamos allá!

Chefs por un día en Rosso Crudo

En este artículo vamos a descubrir la historia de la florentina y sus características, muy importantes por su gusto único y delicioso. Además, vamos a cocinar un verdadero plato italiano: ¡durante el cocinado vamos a mostraros nuestras capacidades culinarias!

La cocina toscana

Naturalmente, un verdadero plato italiano que se respete, tiene que empezar siempre con los entrantes (antipasti). En Florencia, es muy común que se empiece con un plato de fiambres y quesos (tagliere di salumi e formaggi) típicos de la región. Un ejemplo es la finocchiona, ¡que además nació en la Edad Media! ¿Sabéis por qué se llama así? Bien, los campesinos de la época usaban las semillas de hinojo para darle sabor a la pimienta, que era más raro y caro. Por cierto, no os olvidéis de acompañar vuestros fiambres con un buen pecorino (queso de oveja) toscano! ¡Un plato típico italiano siempre tiene que llevar pasta!

En este vídeo podréis ver nuestros intentos para “spadellare” (guisar) la pasta que hemos cocinado. “Spadellare”, más que una técnica es un arte que consiste en hacer saltar en la sartén, con un movimiento de muñeca, un alimento sujetando la sartén por el mango. Se hace para mezclar y remover la salsa o aliño de la pasta, pero también para girar una tortilla (frittata) o una crêpe sin utilizar cubiertas o espátulas. ¿Qué pensáis de nuestras técnicas?

Después es el momento de “impiattare”, es decir, colocar con buen gusto los alimentos sobre un plato, decorándolo un poco… Porque recordad: ¡se come primero con los ojos y después con la boca! Evidentemente, yo tengo que perfeccionar mis técnicas de emplatado… ¡Pero lo intento! He cocinado spaghettoni all’amatriciana, con queso grana padano desmenuzado. No podían faltar los ravioli de ricotta y espinacas con trufa. No sé vosotros, ¡pero a mi la trufa me vuelve loca! ¡Qué rico!

Preparación, características y origen del nombre

Bueno, ahora que nuestra barriga ya no gruñe… ¡es el momento del bistec! Guantes en las manos y… ¡a elegir el trozo bueno!

¿Sabéis por qué se llama así? ¿No? ¡Os lo contamos nosotros!

Tenéis que saber que alrededor del año 1500, durante una de las muchas fiestas locales que tenían lugar en Florencia, este plato fue servido a un grupo de nobles ingleses que estaban visitando la ciudad. Pues bien, estos se quedaron tan satisfechos que empezaron a exclamar “Beef Steak! Beef Steak!” que en inglés significa “carne di manzo” (carne de buey). Aquella expresión se italianizó en seguida y se convirtió en “bi-stecca”.

¡Pero cuidado con las imitaciones!

Una buena bistecca alla fiorentina, para que lo sea, debe tener las siguientes características:

• Siempre tiene que ser de buey, más concretamente de ternera.
• A ser posible, tiene que proceder de la Chianina (raza de ganado italiana).
• Debe ser madura (es decir, se tiene que haber hecho madurar en ambientes a la justa temperatura) durante por lo menos cinco o seis días.
• La forma del hueso tiene que representar la clásica T.
• Su peso debe de ser entre los ochocientos gramos y el quilo y docientos.

Claramente, el corte y la preparación también requieren de cierta experiencia. Por esta razón, este paso se lo hemos dejado a los expertos…

¡Y, por fin, ha llegado el momento de probarla! Lo ideal sería acompañarla con un buen vaso de vino rosso, ¡que en la Toscana saben hacer muy bien! Para saborearla mejor, coged un trocito, ponedle un poco de sal y pimienta, un poco de aceite… ¡y listo!

Sin duda un verdadero plato italiano a respetar, debe acabar con un buen dulce y un café! Nuestro postre fue una tarta de queso con frutas del bosque: vale, vale, este dulce quizás no es muy italiano, ¡pero estaba muy bueno! Y bueno, después de todo también lleva mascarpone, que es muy italiano. Así que nada mal, ¿no?

Si nuestro artículo y vídeo sobre el bistec florentino os han gustado, estamos seguros de que os interesará también el vídeo y el artículo sobre las 5 pizzas italianas más raras y buenas que hemos comido en Bolonia.

Deja un comentario