Polignano a Mare: el PARAÍSO en la TIERRA (más precisamente en la Apulia)

En la clase de hoy hablaremos de un pueblo italiano realmente increíble, para descubrir y para amar, gracias a sus maravillosas peculiaridades: POLIGNANO A MARE.

¿Aún no lo has hecho? Mantente informado, síguenos en YouTubeFacebookInstagramTwitter!

La historia de Polignano 

Gracias a los diversos hallazgos históricos descubiertos, varios estudios sostienen que los orígenes de Polignano se remontan al Neolítico.

Aún así, fue a partir del siglo III a.C. cuando la ciudad empezó a tener importancia, puesto que se convirtió en un punto estratégico por el poder de Taranto, ciudad con la que mantenía intercambios comerciales. Se convirtió en un importante centro de intercambios también para los romanos quienes tenían una fuerte influencia sobre el territorio, hecho manifestado, por ejemplo, mediante la construcción del puente en Via Traiana, el cual pasa sobre la Lama Monachile, uniendo Roma con Bríndisi y atravesando Polignano.

Precisamente, por la gran influencia ejercida por los romanos, se ha hablado mucho de la identidad del fundador de la ciudad: de hecho, se piensa que el fundador podría haber sido el emperador Julio César a raíz de la destrucción de un castillo que se encontraba en esa zona, o por el cónsul Cajo Mario d’Arpino quien ordenó la construcción de la Turris Caesaris, alrededor de la cual los griegos, en consecuencia, edificaron la ciudad.

Por lo que concierne al significado del nombre, se piensa que puede derivar de Neapolis, una antigua colonia marítima que se encontraba en la misma zona, donde nació la ciudad de Polignano. El nombre probablemente significa “luogo eminente” (lugar elevado), es decir, construido en lo alto, precisamente como la ciudad.

En el siglo VI, Polignano estaba bajo la jurisdicción del Impero Bizantino. A raíz de la llegada de los Normandos, quienes dominaron la localidad hasta 1194, la ciudad adquirió un mayor prestigio. Desde el siglo XVI, Polignano pasó al dominio veneciano, como se ha demostrado con la presencia del palacio del Doge en el centro histórico, hasta que se cedió al rey Carlos V emperador de España en 1530.

Economía de Polignano

A pesar de su relevancia como punto estratégico comercial y sus vistas al mar, su complexión territorial no permitió a la ciudad figurar entre los puertos comerciales más importantes a causa de la imposibilidad de construir, hasta en época moderna, puertos seguros para amarrar las barcas, por lo tanto, para Polignano fue imposible desarrollar la tradición pescadera que caracteriza las otras zonas costeras pulleses. Aún así, se pueden degustar productos a base de e pescado como il crudo di mare o los panini di pescarìa, es decir, bocadillos rellenos de varios productos de pesca como el pez espada, el pulpo o las gambas. Sin embargo, la economía del pueblo está sobretodo ligada a la agricultura. En particular, es conocida la producción de verdura – en especial la ensalada y las patatas – y de aceitunas. Además, tiene mucha fama la producción de la típica carota di Polignano (zanahoria de Polignano), conocida también como «Bastinaca di San Vito»,  ya que obtiene en la zona rural de la zona de San Vito.

Otro aspecto fundamental  de la economía de la ciudad es el turismo, empujado por el fuerte componente naturalista e histórico que oferta con sus cuevas marinas y los restos de la dominación romana como la Via Traiana, aún viable hoy en día. El centro histórico también ofrece varias cosas como los callejones que resisten el paso del tiempo y que en poco espacio contienen: pequeñas tiendas, locales, casas blancas con balcones llenos de flores, y balcones azules, pero sobretodo los mensajes en las puertas y en las paredes de la ciudad que son, generalmente, citas de grandes artistas y escritores.

Ah, hablando de tiendas, no olvidéis visitar nuestra tienda online LearnAmo Collection donde encontraréis muchos fantásticos productos. ¿A qué esperáis?

 

Volviendoo a Polignano…

Qué ver en Polignano 

Polignano cuenta con una serie de sitios, monumentos y obras que no te debes perder:

  • Como ya hemos mencionado, la Lama Monachile seguramente es el sitio más famoso de Polignano. Formada por dos paredes de roca sobre el acantilado con una cala en medio, se encuentra bajo la via Traiana y toma tal nombre por la presencia de «foque monache» (focas monja). En el pasado, se usaba como puerto comercial.
  • Hay unas 70 cuevas marinas que representan una de las atracciones naturales más importantes, nacidas por la acción erosiva del agua y del viento. Es posible visitarlas gracias a las numerosas excursiones organizadas que se hacen todo el año.
  • La estatua de Domenico Modugno otro gran atractivo: hecha de bronce con las facciones del famoso cantautor italiano, y situada en el paseo marítimo de modo que no dé la espalda ni al mar ni al pueblo. Detrás de esta estatua, se encuentra una escalera que lleva a una superficie rocosa que asoma sobre la Cala Monachile, el acantilado y el centro histórico.
  • La Abadía de San Vito Martire es la principal atracción artística del lugar. La iglesia, de fundación benedictina, fue edificada en el siglo X. La elegante abadía que se puede admirar hoy en día, es el resultado de modificaciones arquitectónicas producidas durante siglos, pero de un particular encanto son sobretodo las formas barrocas, como la escalera exterior que conduce desde el patio al pórtico que se asoma al mar.
  • la iglesia Matrice, situada en la plaza Vittorio Emanuele y edificada en honor a Santa Maria Assunta. En su interior se puede admirar las obras del escultor del Renacimiento Stefano da Putignano, y la obra de Bartolomeo Vivari titulada el “Polittico della Madonna con bambino e Santi” («Altar de la Virgen con el niño y los Santos»), del siglo XIV.

 

En fin, estas son algunas bellezas de Polignano a Mare, depende de vosotros descubrirlas todas y vivir una experiencia absolutamente inolvidable.

Bien, ¿os ha gustado este vídeo? Si queréis, echadle también una ojeada al vlog a Bolonia que hice con Rocco!

 

Deja un comentario