FRASES DE PELÍCULAS ITALIANAS QUE A LOS ITALIANOS LES ENCANTA UTILIZAR

En esta lección aprenderás expresiones que provienen directamente de películas italianas que puedes usar en las conversaciones de tu vida cotidiana (¡y sorprenderán a los italianos!).

¿Listos?

CITAS de películas que usamos DIARIAMENTE

Ricordati che devi morire – Recuerda que debes morir (“Non ci resta che piangere – Sólo nos queda llorar”, 1984)

Esta cita proviene de la película italiana «Non ci resta che piangere – Sólo nos queda llorar» del año 1984, dirigida por Massimo Troisi y Roberto Benigni.

Los protagonistas viajan en el tiempo y se encuentran en el año 1492 en un pueblo toscano. La frase es pronunciada varias veces por un fraile.

Refleja el tema de la muerte presente en la película de una manera ligera y humorística, característica del estilo cómico de los directores Troisi y Benigni.

La cita es la traducción de la famosa frase latina «Memento mori» (recuerdo de la muerte y la brevedad de la vida), que invita a las personas a vivir una vida plena, con esta conciencia.

Después del estreno de la película, la cita en italiano se volvió muy popular y también ha sido utilizada por varios comediantes italianos a lo largo de los años, siempre con un tono humorístico. Como resultado, los italianos la utilizan frecuentemente, ya sea para invitar al interlocutor a disfrutar del momento y de la vida, teniendo en cuenta que es efímera, o en un sentido irónico.

E io pago! – ¡Y yo pago! (“47 morto che parla – 47 muerto que habla”, 1950)

La cita pertenece a Totò, en el papel de un barón avaro, y es una de sus líneas más famosas.

En la película, Totò, cada vez que alguien está desperdiciando los recursos que él ofrece, se asegura de especificar que siempre es él quien sale perdiendo y quien paga.

Esta expresión aún se usa diariamente, especialmente por aquellos que tienen que pagar por los demás.

Por ejemplo, los padres se la dicen a sus hijos, el colega o el amigo que siempre termina invitando a todos, y así sucesivamente.

Buongiorno, principessa! – ¡Buenos días, princesa! (“La vita è bella – La vida es bella”, 1997)

La cita «Buongiorno principessa! – ¡Buenos días, princesa!« proviene de la película italiana «La vita è bella – La vida es bella«, dirigida por Roberto Benigni y estrenada en 1997.

En la película, el personaje interpretado por Roberto Benigni, Guido, utiliza esta frase como saludo para expresar su amor hacia Dora y su deseo de mostrarle la belleza y la alegría incluso en medio de la oscuridad y la tragedia del Holocausto.

“La vita è bella – La vida es bella” está ambientada durante el Holocausto y Guido intenta proteger a su hijo y a su esposa de la brutal realidad del campo de concentración en el que se encuentran, convirtiendo su situación en un juego de imaginación para regalarles momentos de felicidad en un contexto tan dramático.

Hoy en día, utilizamos esta cita tanto con la misma connotación cariñosa original como de manera más irónica, por ejemplo, si alguien se despierta tarde o con una expresión completamente aturdida.

Non posso né scendere né salire – No puedo bajar ni subir (“Tre uomini e una gamba – Tres hombres y una pierna”, 1997)

Esta cita proviene de la famosa comedia italiana «Tre uomini e una gamba – Tres hombres y una pierna» de 1997, dirigida por Aldo, Giovanni e Giacomo, quienes también son los protagonistas de la película.

Tres amigos se ven envueltos en una serie de obstáculos y situaciones cómicas mientras intentan entregar una pierna de madera (una costosa escultura de un famoso artista).

Aldo pronuncia esta frase porque, al bajar del coche para buscar a Giacomo, se aventura entre las rocas con sandalias y queda atrapado.

Hoy en día, esta expresión se utiliza para indicar una situación problemática en la que cualquier solución podría llevar a un resultado negativo.

Il mio falegname con 30 mila lire lo faceva meglio – Mi carpintero lo hacía mejor por 30 mil liras (“Tre uomini e una gamba – Tres hombres y una pierna”, 1997)

Usada para criticar la calidad de un trabajo o de un producto que, sin embargo, ha costado mucho.

Sugiere que habría sido posible obtener un resultado mejor a un precio inferior, tal vez de su «hombre de confianza».

Esta frase también proviene de la película “Tre uomini e una gamba – Tres hombres y una pierna”.

Giovanni la utiliza en referencia a la escultura (que según él no vale lo que cuesta).

Aunque suene un poco anacrónica al mencionar las liras, todavía se utiliza.

Supercazzola (“Amici miei – Habitación para cuatro”, 1975)

Supercazzola” es una palabra inventada por el actor Ugo Tognazzi durante el rodaje de la película.

Se trata de una frase sin ningún sentido lógico, formada por una serie de palabras colocadas al azar, a menudo utilizada para engañar y crear confusión en la persona a quien se la cuenta.

La dolce vita (“La dolce vita, 1960”)

Esta cita proviene de la película del mismo nombre.

Es pronunciada por Marcello Mastroianni (protagonista de la película).

«Dolce Vita» se refiere al estilo de vida mundano, despreocupado y frívolo en Italia (especialmente en Roma) a finales de los años cincuenta y principios de los sesenta.

Hoy en día, indica en general un estilo de vida frívolo, superficial, vacío, dedicado a los placeres mundanos.

Cose dell’altro mondo – La cosa del otro mundo (“Cose dell’altro mondo – La cosa del otro mundo , 2011”)

Viene de la película con el mismo nombre, dirigida por Francesco Patierno en 2011.

Se utiliza para referirse a situaciones o eventos extraordinarios, fuera de lo común, que nos dejan maravillados y sorprendidos.

O, con una connotación negativa, para enfatizar la desconfianza hacia algo que parece absurdo, poco creíble o falso.

Por ejemplo, si alguien dice haber hecho algo extraordinariamente increíble pero no le creemos, podemos decirle «¡Deja de contar cosas del otro mundo, nadie te cree más!«.

O, si veo un espectáculo acrobático sensacional, puedo decir «¡Guau, cosas del otro mundo!«.

Ridere è il miglior rimedio – La risa es la mejor medicina (“Il professor Cenerentolo – El profesor Cenerentolo”, 2015)

Significa que cuando se ríe, uno se siente mejor, más feliz y menos estresado.

Viene de la película «Il professor Cenerentolo – El profesor Cenerentolo» (2015), dirigida por Leonardo Pieraccioni.

¡Esperamos que este artículo les haya gustado y les haya sido útil para aprender algo nuevo de manera divertida!

Si en cambio quieren descubrir Cómo aprender un IDIOMA con PELÍCULAS y SERIES DE TV, no olviden echar un vistazo a la lección dedicada a ese tema.

Deja un comentario