¿ESTUDIAR de manera EFICIENTE? 3 CONSEJOS para ahorrar TIEMPO y aprender MEJOR!

Si estáis buscando desesperadamente una guía sobre como estudiar de manera más eficiente y productiva, ¡este artículo es para vosotros! En este artículo hablaremos de cómo ahorrar tiempo, así que…¡no perdamos más tiempo y vayamos al grano! ¡Os dejamos 3 consejos útiles y algunas recomendaciones para estudiar de manera más eficiente en un tiempo reducido! ¡El secreto está en revisar y corregir hábitos que ya son nuestros!

3 consejos útiles para estudiar mejor

1 – Aprende la pronunciación de inmediato

Cuando se empieza a estudiar una lengua extranjera, se tiende a aprender tanta información como sea posible: ¡muchísimas palabras nuevas, expresiones, reglas gramaticales!

Acabamos siempre llenando cuadernos o páginas de Word con todos estos datos. Desde luego, esto está genial, de hecho, ¡es fundamental! Sin embargo, a menudo escribimos todos estos datos en el silencio de nuestra habitación o cuando estamos en clase en la academia y después…. ¡se acabo! ¡Ahí termina todo! Lo repasamos cada cierto tiempo cuando tenemos tiempo libre o nos han mandado deberes, nos da la sensación de que recordamos todo sin problemas y pasamos a otra cosa.

Por muy útil que sea esta manera de trabajar, nos estamos olvidando de algo importante: ¡la pronunciación! Es fundamental aprender de inmediato cómo pronunciar correctamente cada palabra en una lengua extranjera. Es un error que yo también cometí cuando comencé a aprender en el colegio mi primera lengua extranjera, el inglés. Sacaba buenas notas en la parte escrita o en la comprensión, pero tenía dificultades con la pronunciación. Incluso todavía hoy hay veces que me surgen dudas sobre cómo se pronuncian algunas palabras, aunque sepa perfectamente cómo se deletrean.

Así que no penséis «Bueno, de momento aprendo a escribir y a formar frases y, más adelante, con calma, aprendo la pronunciación: hay tiempo. ¡No! Tenéis que hacerlo inmediatamente porque si no, será más difícil desaprender lo que hayáis aprendido de manera errónea.

Pues bien, os voy a revelar la estrategia que uso yo para remendar mis errores….algo que vosotros también podríais hacer.

Escojo algunas escenas de alguna película o serie, sobre todo aquellas en las que aparece una conversación tranquila (sin emociones demasiado fuertes) entre dos personajes. Elijo uno e imito de la manera más parecida que pueda la pronunciación, la entonación y la velocidad. Repito la misma escena hasta que puedo hablar a la misma velocidad que el personaje que he elegido. De esta manera, creo una especie de conversación (con el otro personaje) y mejoro la pronunciación.

¡Probadlo, vale la pena! Probablemente las personas que conviven con vosotros pensarán que os habéis vuelto locos, pero funciona.

De todas formas, si preferís evitar todo este tinglado…ya sabéis… ¡aprended la pronunciación inmediatamente!

2 – Reducir al mínimo todos los pasos que nos hacen perder tiempo durante el estudio

Para introducir esta segunda recomendación, os presento un ejemplo tomado de mi experiencia como profesora de italiano.

Durante mis clases de italiano, envío siempre documentos PDF a mis estudiantes con ejercicios de gramática o de vocabulario o lecturas como deberes. La mayor parte de ellos los imprime y los completa con un bolígrafo. Después, surge el problema: ¿Cómo me los envían para que los corrija? Hay quien los escanea, quien los fotografía o quien me los lee durante las clases. Sin embargo, hay veces que el escáner no funciona o que alguno no entiende lo que ha escrito. Obviamente, para mi no supone ningún problema, pero entiendo que todo esto, con el paso del tiempo, podría generar un poco de frustración, desmotivación y pocas ganas de aprender.

¡He encontrado una herramienta que creo que podría ayudaros a simplificar este tipo de labores y a hacer que el estudio, especialmente a través de archivos PDF, sea más eficiente y rápido! Me refiero a Wondershare PDF Element, que amablemente ha escogido colaborar con nosotros patrocinando el video de Youtube relacionado con este artículo.

Personalmente, cuando estudio me encanta subrayar y recalcar, borrar, añadir notas o post-it y así sucesivamente. Lo bueno de este programa es que es posible hacer todo esto, pero de manera más ordenada y organizada en comparación al caos que se crea con los bolígrafos.

Os explico algunos de sus atractivos, ¡por si todavía no me creéis!

Lo primero de todo, es un programa muy fácil de utilizar y la estructura está clarísima.

Se puede arrastrar o subir un archivo PDF y modificarlo como se quiera: resaltar, tachar, subrayar (en modo normal u ondulado), escribir, borrar, añadir un texto (para aquellos ejercicios de rellenar huecos) o mi preferido, ¡añadir una nota! ¡Hay muchísimos colores para elegir, así que, para facilitar el estudio, se podría asociar cada color a un objetivo o concepto concreto! ¡Se puede incluso insertar una firma digital! Si el documento es importante, podéis también protegerlo. ¡Y, además, se pueden unir varios PDF, algo que no ofrecen todos los programas! Por supuesto, se puede también suprimir páginas, cambiar el orden, añadir páginas, cortarlas, eliminar o cambiar el fondo. Y, en un lado de la pantalla podéis encontrar todo aquello que habéis añadido: comentarios, señaladores, otros documentos…

¡En resumen, realmente lo considero una herramienta muy práctica para garabatear vuestros documentos y después guardar las modificaciones y enviar el PDF a quien queráis o conservarlo en vuestro dispositivo y tenerlo siempre a mano!

¡Dadle a Wondershare PDF Element una oportunidad! Podéis probarlo gratuitamente y la suscripción es muy asequible, no tendréis que gastar una fortuna! Además, si eres estudiante, puedes beneficiarte de un descuento del 50%.

3 – Desafíate siempre

En la ciudad de la que soy originaria, Bari, a menudo se narra una historia, bastante motivante, que me gustaría contaros para introducir a su vez la tercera e importantísima recomendación que tengo para vosotros.

Se cuenta que en el pasado, en los años cincuenta o sesenta, para enseñar a los niños a nadar, los padres los arrojaban desde el acantilado directamente al agua. Ante un desafío tan grande e inesperado, los niños aprendían a nadar inmediatamente para poder sobrevivir.

No tenemos la certeza de que esta leyenda sea totalmente cierta. Quizás sea un poco drástica, pero tenéis que quedaros con el quid de la cuestión. Esto es: cada cierto tiempo tenemos que embarcarnos en un desafío que es mucho más grande que nosotros.

Por ejemplo, viendo vídeos en YouTube, ¡probad a aumentar la velocidad de reproducción a 1.5 o incluso a 2! Comprobad vuestro nivel de comprensión de esta manera. Ahora incluso lo podéis hacer también con Netflix.

Pero recordad: tiene que ser algo que hagamos de vez en cuando, para estimular lo justo. No lo hagáis siempre porque es posible que os sintáis frustrado o tengáis la impresión de que no aprendéis nada. Consideradlo más bien un test para medir vuestros progresos. Una vez a la semana o al mes.

Y aquí va otro consejo: si os gusta la música, podéis escuchar rap de vez en cuando, pues con la velocidad a la que va os serviría para probaros. O sino, lanzaos a leer un texto muy complejo, un libro o un artículo sobre un tema específico del cual no tengáis muchas nociones.

¡Cualquiera de los consejos que he mencionado anteriormente os estimulará y os hará aprender de manera más rápida!

Y, por último, ahora que os he revelado 3 excelentes consejos para que el estudio de una lengua extranjera sea más provechoso… ¿A qué esperáis? ¡No perdáis más tiempo y comenzad a aprender el léxico del coche en italiano!

Deja un comentario