Qué comen (y cuánto gastan) 2 ITALIANOS en 1 semana

En este vídeo, vais a ser nuestros huéspedes para cenar. 7 noches, 7 restaurantes, 7 cenas diferentes. ¿Cuál será la mejor? ¡Lo vais a descubrir! De hecho, hemos decidido ponerlas en orden, desde el séptimo puesto subiendo hasta la que nos ha gustado más.

DISCLAIMER

Quiero precisar que no es un vídeo para patrocinar, ¡nuestras opiniones son al 100% honestas y objetivas!

7 días, 7 cenas

7 – Gelateria Santa Trinità

En última posición, una cena que no está al 100% completa, lo sabemos, por eso está en el último puesto, pero no está nada mal.

Nuestro destino es la heladería Santa Trinità, cerca del puente con el mismo nombre.

Sí, un día de verdad cenamos solo un helado.

¿Queréis saber cuánto cuesta este helado? ¡Aquí tenéis el ticket!

6 – Paszkowski

El sexto puesto es para Paszkowski.

Se trata de uno de los locales más históricos de Florencia. Fundado en 1903 por una familia polaca como cervecería, el local se convirtió en un Caffè Concerto, conocido en todo el mundo. Aún sigue habiendo música en vivo casi cada noche.

En este café han estado intelectuales como Gabriele D’Annunzio, Eugenio Montale, Vasco Pratolini, Gaetano Salvemini, Umberto Saba.

Aquí no solo se puede tomar algo sino también hacer la comida completa, como nosotros hemos hecho.

Para empezar, pedimos una clásica bruschetta. Sin embargo, como podréis ver en el vídeo, hemos tenido un pequeño problema con el aceite…

Después de eso, flores de calabaza rellenos de queso sobre una crema de guisantes y risotto de calabaza con queso de cabra con amaretti (que sí, son dulces, ¡pero con el risotto estaban increíbles!).

Como decían que este, junto con el bar que está al lado (Gilli), produce los dulces artesanales más buenos de Florencia, no podíamos no probarlos. Le hemos confiado completamente (florentino) la elección del postre. Esta fue su elección: tarte tatin de miel y crostatina con crema y moras frescas. Nos ha encantado la crostatina, nos ha gustado un poco menos la tarte tatin, que la sirvieron con nata montada.

¿La cuenta? Un poco “salato”, como decimos en italiano, o sea, un poco cara. Pero el sitio y el servicio son de alta calidad, ¡como su fama!

5 – Trattoria Zazà

En quinta posición, hemos decidido poner la cena en la Trattoria Zazà.

Este restaurante tiene un menú muy largo y variado. ¡Para satisfacción de todos los paladares! Tienen opción de pizza, primeros y segundos de carne y pescado, opción vegetariana y…. ¡una sección completa dedicada a la trufa!

Esa noche pedimos alimentos con proteínas, en total estilo florentino. De modo que pedimos dos tipos diferentes de carne.

En particular, un solomillo (controfiletto) con vinagre balsámico y pecho de pollo a la trufa, ambos acompañados con una porción de patatas al horno.

Qué decir… ¡muy buenos! Nos ha gustado mucho la idea de unir la carne a estos dos aderezos, algo un poco fuera de lo común en Florencia, ya que de normal la carne es simplemente asada. Hemos agradecido la originalidad.

Después, como estábamos FASCINADOS con la trufa, también pedimos un trozo de ternera con la misma salsa de trufa.

En conjunto, podemos decir que aquí hay una buena relación calidad-precio, como lo confirma la cola que se hace todos los días delante de la entrada al sitio. Por suerte es un local enorme que tiene para comer fuera o dentro, de modo que la cola se pasa muy rápido y no hay que esperar mucho.

4 – Move On

En cuarta posición, se encuentra el que se ha convertido en uno de nuestros sitios de confianza: Move On.

Podéis pensar que es un restaurante que directamente descartaríais, porque es un lugar muy turístico (delante del Baptisterio y de la Basílica).

Así que también podéis pensar que la comida puede no será muy buena, y también lo pensábamos nosotros.

Pero nos fiamos y ha valido la pena totalmente. La mayor parte de gente va a tomar algo, ¡pero la comida también está increíble! Hemos estado más de una vez y todo es exquisito. Para hacer este vídeo pedimos una pizza. Esta es un poco diferente a la normal: la masa es más crujiente y más espesa. Es un mix entre la pizza y la pinsa romana.

¡Además de la pizza pedimos una ensalada caprese!

3 – Trattoria Sant’Agostino

En el tercer puesto, una cena especial con sorpresa.

De hecho, esa noche la pasamos con un estudiante nuestro de Boston, John, que nos invitó primero a un aperitivo y después a una cena.

¡El aperitivo, en la terraza del The Westin Excelsior, ha sido increíble! Se podía ver toda Florencia iluminada desde lo alto. La atmósfera era muy elegante y agradable, como la comida y el Spritz. ¡Uno de los sitios más bonitos de Florencia!

Después del aperitivo, una rica cena en un restaurante muy tradicional: ¡la Trattoria Sant’Agostino!

Empezamos con unas cebollas rellenas de queso, un plato típico del restaurante, que descubrimos por internet y quise probar.

De entrantes, pedimos pici cacio e pepe, tagliatelle al tartufo y spaghettoni al pomodoro.

Hablando de tradición, no podía faltar en Florencia la bistecca alla fiorentina.

La noche debería haber acabado con un buen helado… pero… ¡mirad el vídeo para descubrir qué ha pasado!

2 – Signorvino

En segunda posición, ¡una cena fantástica! Una combinación perfecta entre: buena posición, vistas impresionantes, comida deliciosa, vino sabroso, precios razonables. El restaurante en cuestión se llama Signorvino.

Hemos querido probar un poco de todo, así os podíamos mostrar más platos.

Hamburguesa al pan con vino rojo y patatas al horno, focaccia rellena de queso de cabra, pastel salado de verduras y bruschette mixtas, con pulpo y pesto, tomate y queso stracciatella, jamón y queso.

Todo estaba realmente bueno… Creo que nuestras caras hablan solas, ¿no?

¿La cuenta? Como os decía antes, vista la calidad de los platos, ¡los precios son adecuados!

1 – Hotel Baglioni

En primera posición, ¡no podía ser otra cosa que la cena de cumpleaños de Graziana!

Bueno, primero porque en efecto era el cumpleaños de Graziana, y segundo porque… ¡las imágenes hablan solas! Estábamos de nuevo en una terraza, la terraza del hotel Baglioni en el centro de Florencia, y las vistas desde allí eran espectaculares.

¡La comida también era digna de una buena nota! Nosotros hemos optado por un menú fijo y esto es lo que comimos:

Lo primero, un aperitivo con tentempiés que no solo eran bonitos de ver sino también estaban muy buenos. Y para beber, algo que no puede faltar: un riquísimo Spritz.

A continuación, nos han servido un buen plato de pasta con salsa de carne toscana.

Para acabar la noche, un semifreddo de chocolate y frambuesas.

Como podréis ver en el vídeo, pasamos la noche con otro estudiante, Robert, quizás su cara os diga algo… De hecho, con él hicimos ya una entrevista hace algunos meses en la que nos contó cómo aprender italiano siendo sudafricano. Si os la perdisteis, ¡corred a echarle un vistazo!

Además, contadnos en los comentarios: ¿Cuál ha sido vuestra cena preferida? ¿Cuál os ha creado más curiosidad? ¿Ya habéis probado estos sitios? ¿Os gustaría? Y sobre todo: ¿Creéis que podemos llegar a ser críticos gastronómicos?

Deja un comentario