Las 7 costumbres más RARAS y DIVERTIDAS de los italianos

Así como todas las nacionalidades, los italianos también tenemos muchas costumbres y tradiciones que pueden resultar absurdas y extrañas a los ojos de los extranjeros, pero que para nosotros son totalmente normales. En este artículo, vamos a ver las más interesantes y divertidas. ¡Después, en los comentarios, decidme si tenéis familiares o amigos italianos a los que habéis visto hacer estas cosas!

Facebook logo Instagram logo Twitter logo YouTube logo TikTok Logo Pinterest logo

¡Disclaimer!

Obviamente, antes de que nuestros compatriotas se enfaden diciendo que no es verdad y que no todos son así, que son solo estereotipos, quiero subrayar que sí, en este artículo vamos a hablar de los estereotipos, que se fundan a raíz de verdades, pero que en realidad no son ciertas para todos. ¡Hay excepciones, como en todo! El objetivo del artículo es divertir a nuestro público de estudiantes de italiano, hacerles conocer mejor la cultura italiana, también para ver por ejemplo películas que, vamos a decirlo, se basan en estos estereotipos.

Costumbres y tradiciones en Italia

 

Moda

Los italianos en general tienen mucho en cuenta su aspecto: difícilmente encontraréis a personas descuidadas y desarregladas en el supermercado, en la gasolinera, en el banco o en correos. Incluso para ir al gimnasio las chicas de normal se maquillan y los chicos eligen minuciosamente la ropa de deporte que van a llevar. Si en otros países es normal ir a hacer la compra con total comodidad, presentándose incluso en pijama y pantuflas, ¡tenéis que saber que el estilo lo tenemos en el ADN!

 

Familia

Otra cosa sobre la que muchos extranjeros bromean es un tipo de apego enfermizo hacia la familia. Si en otros países la costumbre es dejar la casa donde han crecido cuando llegan a la mayoría de edad (18 años), o un poco después, en Italia es fácil conocer a eternos Peter Pan de 30, 40 e incluso 50 años que aún duermen en su pequeña habitación, a quienes sus padres siguen mimando y sirviendo. Y, aunque ya no vivan con su familia y encuentran el coraje de casarse o vivir solos, el contacto es muy frecuente, ya sea para que “mammà” llame para saber cómo están, si han comido, si hay novedades, o que ellos busquen a “mammà” para pedir consejo u opiniones, preguntar algo, desahogarse, etc.

 

Salud

Un hecho curioso que nos distingue es nuestro miedo a las indigestiones: a todos, ya desde pequeños, nuestros padres, abuelos, tíos o primos nos meten miedo para no coger frío después de una comida. En particular, cuando se dice de pasar un día en el lago o en la playa, después de comer está totalmente prohibido bañarse en seguida. Tienen que pasar por lo menos 3 horas antes de meterse al agua. Quizás, todo este miedo viene de las comidas poco dietéticas y ligeras a las que no renunciamos ni en verano.

Pero en general, los italianos somos muy hipocondríacos, así que tenemos otros miedos relacionados con nuestra salud, cosas que no hacemos por nada del mundo porque pueden causar una serie de problemas físicos: por ejemplo, no podemos salir de casa con el pelo mojado, porque podríamos resfriarnos, tener tortícolis o la gripe. O no podemos ponernos directamente debajo del aire acondicionado o encenderlo cuando estamos muy sudados, ya que podríamos tener un «colpo della strega», es decir, un dolor agudo en cualquier parte de la espalda.

 

Afecto

Nos pasamos horas hablando de muestras de afecto, tanto verbales como físicas. Para los italianos es más que normal abrazar a una amiga o un amigo, darle dos besos en la mejilla a todos, indistintamente, y también a personas que acabamos de conocer, cogerse en plan broma de la mano y llamarse “amore” o “tesoro”. ¡En otros países esto es claramente un no-no! En el extranjero estas muestras de afecto se reservan a la familia o a los amigos más cercanos, pero los italianos somos muy acogedores y «pasionales», damos palmaditas en la espalda, paseamos de braceo, nos intercambiamos besos y abrazos, incluso cuando no hay ninguna relación sentimental.

 

Horarios

Si en otros países se programa una cita (sobre todo de trabajo) a las 12:00, podéis estar tranquilos que, diez minutos antes, los interesados directos ya estarán en el sitio acordado. En Italia somos más bien «flexibles» con los horarios: un encuentro a mediodía podría retrasarse media hora… ¿y por qué no transformalo en un aperitivo o incluso en una comida con un posterior café? ¡En fin, todo es posible!

 

Comida

En Italia la comida es SAGRADA, sobre todo la tradicional. Ahora, no estoy diciendo que en Italia no haya restaurantes étnicos (es más, los hay). Y no estoy diciendo que a los italianos no nos gusta (todo lo contrario, sushi, tacos y otros platos exóticos son super populares, sobre todos en estos últimos períodos). Pero si hay algo que los italianos no logramos tolerar es la transformación exótica de las recetas tradicionales italianas. ¿Algún ejemplo? La pasta con ketchup, la pizza con piña, el café con leche durante o después de la comida, o acompañado de comida salada, el vino caliente, la carbonara hecha con nata o el café aguado. Aunque no todos los italianos sean magos de la cocina, ¡estos errores son imperdonables!

 

Vivienda

Vamos a acabar con una costumbre italiana bastante popular: ¡apuesto a que esta no la habéis oído nunca! Tenéis que saber que los italianos, cuando tienen que salir de casa y estar fuera (horas o días) dejan las luces encendidas, la radio, el equipo de música o la televisión (en la propia casa). Además, se venden enchufes con temporizadores para programar cuándo se tiene que encender y apagar una lámpara. ¿Lo más curioso? Que es precisamente la policía quienes dan estas sugerencias a los italianos, para prevenir robos en casa.

¿Tenéis algo que señalar? ¡Decídnoslo en los comentarios, tenemos curiosidad! Y no olvidéis ver el vídeo sobre las supersticiones italianas: ¡es muy interesante y divertido!

Una respuesta a “Las 7 costumbres más RARAS y DIVERTIDAS de los italianos”

  1. Dejar pasar unas horas después de la comida para darse un baño es una costumbre muy extendida también en España. Aquí lo llamamos ‘hacer la digestión’, y es un falso mito, como no tener plantas en el dormitorio porque de noche consumen oxígeno y producen CO2; los memes de Richard Dawkins.

    Son costumbres arraigadas, originadas por malentendidos o por la fuerza de la costumbre (porque ‘siempre’ se ha hecho así, y los hijos reproducen las costumbres de los padres), pero todo tiene una explicación:

    En el primer caso, en España se suele esperar dos horas después de comer para bañarse en el mar, en la piscina…
    pero darse una ducha inmediatamente después no supone ningún problema.
    Lo llamamos ‘hacer la digestión’ y advertimos a los niños del peligro de bañarse antes porque se les puede ‘cortar la digestión’, tener un desmayo en el agua y ahogarse. Todo un despropósito dado que la digestión es un proceso que dura muchas más horas y nunca se interrumpe. Claro que un brusco choque térmico puede producir un desmayo, pero depende en cualquier momento de la temperatura, no de la comida; el contraste de temperatura debe ser muy grande y debe durar el tiempo suficiente para que te de un ‘pasmo’. Los nórdicos son muy aficionados a estos contrastes, pero tienen experiencia y salen del agua helada rápidamente.
    La explicación es bien simple: un par de horas es el tiempo justo para reposar después de la comida, incluso dormir un ratito sin preocuparse de los niños, que jugarán en la arena cerca de los padres. No digo que los padres mientan de forma deliberada, simplemente reproducen un comportamiento aprendido que, además, les viene fenomenal. Supongo que comportamientos similares se darán también en otros paises.

    La costumbre de sacar las plantas del dormitorio por la noche, o de no tenerlas, está muy muy extendida en España. Habrá plantas por toda la casa pero nadie las tiene donde duerme, nadie.
    Creo que no son muchos los paises con esta costumbre ¿lo hacéis en Italia? Al menos en el norte de Europa estoy seguro de que no.
    Y se debe a un malentendido que no recuerdo, de hace mucho tiempo, pero creo que estaba relacionado con una publicación científica que no se entendió bien y ha ido propagándose de boca en boca durante generaciones. Cierto que hoy día se va desmitificando y explicando, sobre todo después de la respuesta que dió un investigador a un insistente periodista español que le preguntaba sobre esta cuestión tras una conferencia de prensa: «[…] además, cualqiuer persona que acompañe al durmiente durante el sueño produce mucho más CO2 que todas las plantas que puedan caber en la habitación.»

    Pero con los cambios de hábitos y costumbres ya se sabe… son difíciles, cuesta tiempo aceptarlos y, muy a menudo, requieren de una reflexión, práctica a la que, purtroppo, se le dedica cada vez menos tiempo, me temo. No mucha, pero aún veo gente en el hospital que saca el ramo de flores y lo deja fuera por la noche.

    Disculpad que me haya excedido tanto.
    Aprovecho la ocasión para felicitaros por el gran trabajo que hacéis difundiendo la lengua italiana.
    Creo en la importancia de todas y cada una de las lenguas, que sirven para comunicar, para conectar a las personas, y representan a la vez distintas formas de ver el mundo. Son preciosos tesoros. Gracias por compartir y cuidar del vuestro, grazie tante!!

    Cordiali saluti,
    Álvaro Martínez

Rispondi