La DIVINA COMEDIA de Dante Alighieri – Resumen: infierno, purgatorio, paraíso

En el siguiente artículo, os resumiremos el viaje del poeta florentino a través de los diferentes círculos del Infierno y Purgatorio hasta llegar ante Dios en el Paraíso, todo ello contado en la Divina Commedia (o solo, si se quiere usar el título original ideado por Dante, Commedia).

Facebook logo Instagram logo Twitter logo YouTube logo TikTok Logo Pinterest logo

La «Divina Comedia» explicada en 10 minutos

El primer canto tiene una función introductoria y ve a Dante, con 35 años, perdido en una selva:

La selva oscura: representa la pérdida espiritual de Dante en el pecado, simbolizada con tres bestias: el guepardo, que encarna la lujuria, el león que representa la soberbia, y la loba que simboliza la avaricia; las tres bestias obstaculizan su camino. Sin embargo, el ánima de Virgilio, autor de la Eneida y al que Dante admira, salva al poeta florentino avisándole de que tendrá que seguirlo en un viaje por el Infierno y el Purgatorio, continuando después hacia el Paraíso acompañado de otra persona, para salvarse de su condición de miseria moral e intelectual.

Infierno

Vestíbulo o Anti-infierno: Superadas las puertas del Infierno, Dante y Virgilio se encuentran con los cobardes, aquellos que en vida nunca tomaron una posición definitiva ni se posicionaron en ningún camino. Allí también están los ángeles que no se posicionaron ni con Dios ni con Lucifer cuando este último se reveló. Su castigo, según la «ley del contrapaso», es decir, la ley que condena el castigo eterno contrario o análogo a la culpa, prevé que persigan, desnudos, una bandera blanca que nunca alcanzarán mientras reciben las picaduras de abejas y moscardones.

Río Aqueronte: Siguiendo con su viaje, Dante y Virgilio llegan a la orilla del río Aqueronte, donde las almas que maldicen a sus antepasados y a Dios esperan a que Caronte, el barquero de las almas, las recoja y las transporte hacia su pena. Caronte advierte a Dante de que no puede atravesar el río, puesto que sigue con vida, pero Virgilio aclara que su viaje es la voluntad de Dios, quien con terremotos y un rayo rojizo irrumpe en la narración, provocando el desmayo en Dante.

El círculo del Limbo: Dante se despierta del desmayo en la otra parte del río, con un Virgilio preocupado por entrar al Infierno, más precisamente en el Limbo, el lugar de su pena. De hecho, en el Limbo, se encuentran con todas las almas de los no bautizados, las personas justas que vivieron antes de Cristo o que no conocieron su mensaje, y los niños nacidos sin vida que sufren porque nunca podrán conocer a Dios. Más adelante, pasado el sufrimiento, Dante y Virgilio son acogidos por unos antiguos y privilegiados poetas: Homero, Oracio, Ovidio y Lucano.

II círculo: A continuación, Dante y Virgilio encuentran al juez Minos, quien por voluntad divina hace que las almas que llegan confiesen sus pecados cometidos para después castigarlas. El juez insta a Dante a renunciar a su aventura porque entrar al infierno es fácil pero salir de él no. Sin embargo, Virgilio le advierte de que no se interponga puesto que están allí por voluntad de Dios. Los primeros condenados que encuentra Dante, una vez pasado Minos, son los lujuriosos, aquellos que en vida se arrastraban por las pasiones amorosas, y a los que se les condenaba a que una incesante tempestad se les llevara. Entre estos condenados están Paolo y Francesca, quienes en vida fueron sorprendidos mientras se besaban por el hermano de él y el marido de ella, Gianciotto, quien los asesinó.

III círculo: En este círculo se encuentran los golosos, aquellos que en vida fueron codiciosos con la comida y la bebida y que ahora yacen en un pantano expuestos a la lluvia, a la nieve y al granizo mientras que Cerbero, un enorme perro de tres cabezas, les descuartiza y les hace enloquecer. Aquí Dante interroga el alma de Ciacco sobre el destino de Florencia por motivos del conflicto entre los Güelfos y los gibelinos, y sobre la presencia de los hombres justos, a los que se les ignora.

IV círculo: Aquí se encuentran todos aquellos que en vida fueron tanto avariciosos, pegados a los bienes terrenales, como aquellos que desperdiciaron sus benes sin control, los derrochadores. Su pena consiste en empujar el círculo de enormes piedras en sentido opuesto, chocándose e insultándose entre sí. Dante utiliza este círculo para criticar la corrupción presente en el mundo eclesiástico.

V círculo: En este círculo encontramos a los furiosos y a los perezosos, inmersos en el pantano Estifia, con los primeros (los furiosos) situados sobre la superficie mientras se golpean violentamente, y los segundos (los perezosos) colocados al fondo, hirviendo por la rabia contenida del pantano. En la travesía, Dante se ve influenciado por el sitio donde se encuentra manifestando su sed de venganza hacia algunas almas con las que discute.

VI círculo: Dejando atrás el pantano, Dante y Virgilio llegan a la ciudad de Dite, habitada por los demonios, y consiguen atravesarla con la ayuda de un ángel. Más adelante encontrarán el cementerio de los eretici epicurei (los epicúreos), como el noble gibelino Farinata degli Uberti, que se alejaron de la fe cristiana por no creer en la vida después de la muerte.

VII círculo: Este círculo se divide en tres días en los que son condenadas las almas de los violentos, más precisamente: los violentos contra los demás (homicidas, tiranos, ladrones), inmersos en el río de sangre ardiente Flegetonte, mientras unos centauros les atacan con flechas; los violentos contra ellos mismos (suicidas y derrochadores), transformados en árboles los primeros y, los segundos, perseguidos por unas perras; los violentos contra Dios (blasfemos, sodomitas y usureros), forzados a estar bajo una lluvia de fuego.

VIII cerchio: Este círculo está constituido por 10 fosos donde se condenan numerosas ánimas mediante castigos como el de los rufianes, perseguidos por los demonios, los simoniacos (vendedores de objetos religiosos), clavados con la cabeza hacia abajo en tumbas mientras queman sus pies, hipócritas consejeros de estafas, entre los que se encuentran Ulises y Diómedes, encarcelados entre lenguas de fuego, etc.

IX cerchio: Este último círculo está sumergido en el hielo, puesto que allí vive Lucifer quien, sacudiendo continuamente sus alas mientras llora, provoca un viento tan fuerte que incluso congela el lago Cocito. El círculo se divide en cuatro zonas en las que se condenan las almas de los traidores:

en Caina se condena a los asesinos de padres, los cuales son sumergidos en el hielo hasta la cara (apuntando hacia abajo)

en Antenora se encuentran los traidores de la patria congelados hasta la cara (hacia arriba)

en la Tolomea se castiga a los traidores de huéspedes, cuyas lágrimas se congelan para impedir que se desahoguen de su dolor

en la Giudecca se condena a los traidores de los benefactores, totalmente inmersos en el hielo

 

En la zona más profunda, castigadas por el mismo Lucifer, se encuentran las almas de Judas, traidor de Jesús, y Bruto y Casio, traidores de César, a los que se les tritura. Además, el cuerpo del ángel caído representa la única vía de escape de los infiernos, de hecho Dante y Virgilio subirán sobre él para poder volver a ver el cielo y las estrellas, al igual que el monte del Purgatorio.

Purgatorio

El Purgatorio es una enorme montaña creada después de la caída de Lucifer, y sobre su cima se encuentra el Edén, donde viven las almas de los bendecidos. Presenta una estructura de 7 días en los que las almas no están aún listas para acceder al Paraíso, son purificadas con su pecado relacionado con los 7 vicios capitales y siempre siguiendo la ley del contrapaso. Una vez pagada la pena, el alma se sumerge en dos ríos: el Lete, que elimina el recuerdo del pecado, y el Eunoë, que reconstruye el recuerdo del bien hecho. En este punto, el alma puede acceder al Edén.

Paradiso 

El Paraíso es un mundo etéreo formado por 9 cielos, todos incluidos en el Empireo, al que Virgilio (quien representa la Razón) no puede acceder, por lo tanto, Dante es acompañado por Beatrice (Fe), cuya sonrisa será cada vez más resplandeciente a medida que vayan subiendo hacia la Trinidad. Pero Dante escribe que no es posible describir con palabras lo que ve, cuando llega ante Dios, puesto que supera la imaginación humana, pero comprende que el amor es el mecanismo del mundo y de la vida y se sitúa en un perfecto movimiento circular divino.

Bien, este es nuestro resumen de la Divina Comedia: esperamos que os haya gustado. Si queréis seguir ampliando vuestro conocimiento, echad un vistazo a nuestro vídeo sobre la expresión IN BOCCA AL LUPO… Como se responde: «Grazie», «Crepi» o «Evviva il lupo»?

Deja un comentario