7 expresiones GROSERAS que se tienen que EVITAR en italiano (y sus alternativas amables)

¡En este vídeo vamos a hablar de un tema que seguramente os ayudará mucho en el uso cotidiano del italiano! ¿Alguna vez habéis dicho una cosa y os han contestado con una mala mirada o, peor, vuestro interlocutor ha dado media vuelta y se ha ido? Si esas no eran las reacciones que esperabas, probablemente fue porque habéis utilizado las palabras erróneas, inoportunas, un poco maleducadas. En este vídeo os voy a presentar 7 expresiones que deberías evitar durante una conversación en italiano, para no arriesgarse a resultar desagradables o groseros. En sustitución de estas expresiones, os voy a sugerir las alternativas más amables y educadas que podréis usar en todo momento sin miedo a que os miren mal.

Facebook logo Instagram logo Twitter logo YouTube logo TikTok Logo Pinterest logo

Las 7 frases que las personas educadas NO dicen

 

1. CHI SE NE FREGA

Bueno, sí, es una expresión muy común. También se escucha normalmente en las películas, ya que, en efecto, está muy difundida entre los italianos. Pensad que lo es tanto, que tiene una escritura alternativa que sirve para indicar que prácticamente se pronuncia como una sola palabra: chissenefrega. Y si, lo sumamos todo, la podemos usar con nuestras familias o nuestros amigos más cercanos porque entre nosotros hay una relación más fuerte e informal, y sin duda es mejor evitarla cuando se habla con las demás personas, por muy bien que las conozcamos.

Justamente esta expresión sería una pregunta, aunque se utilice más comúnmente como una exclamación.

Literalmente, significa: “¿a quién le importa (esto)?». Es una forma muy desagradable para decir que no nos interesa lo más mínimo lo que nos están diciendo. Cuando queremos expresar nuestro desinterés por algo, obviamente es muy difícil no resultar maleducados, pero en casos de extrema necesidad siempre podríamos usar expresiones un poco menos groseras, como por ejemplo:

Mi dispiace, ma non mi interessa («Lo siento, pero no me interesa»)

Purtroppo la cosa non mi riguarda («Lamentablemente, no me concierne»)

Onestamente non me ne preoccupo («Sinceramente, no me preocupa»)

O, en el caso de que alguien nos esté pidiendo ayuda, en vez de responder con un “chissenefrega” podríamos optar por un amable “mi dispiace, ma non posso proprio aiutarti” («lo siento, pero de verdad que no puedo ayudarte«).

 

2. CHE SCHIFO

Quizás es una de las primeras «palabras desagradables» que los niños aprenden a decir de pequeños, sobre todo cuando les «obligan» a comer verdura… Y los padres cada vez les regañan y les corrigen:

<< Non si dice “che schifo”! Si dice “non mi piace”! («¡No se dice qué asco! Se dice no me gusta!»>>

Y efectivamente es cierto: deberíamos más bien decir que algo no nos gusta, en vez de decir que nos da asco. Decir que «fa schifo» es una ofensa a quien ha preparado o comprado esa cosa, mientras que decir que no nos gusta subraya que solo es una preferencia nuestra, que depende de nosotros, pero que no tiene nada que ver con ellos.

Esto sirve ya sea para cuando estemos comentando el gusto de una comida o de una bebida, o cuando hablamos de un objeto o cosa que no representa nuestros gustos. En estos casos, podríamos optar por una de las siguientes alternativas.

Para la comida:

Mi dispiace ma mi dà il voltastomaco! («Lo siento, pero me da náuseas»)

Non è di mio gradimento («No es de mi agrado»)

Preferirei mangiare altro («Preferiría comer otra cosa»)

 Para otras cosas:

Scusa, ma non riesco a guardare! («¡Lo siento, pero no puedo mirar!»)

Ti dispiace se non guardo altrove? («¿Te importa si no miro a otra parte?»)

Non è il mio genere («No es mi estilo»)

Non rispecchia i miei gusti («No representa mis gustos»)

 

3. CHE NOIA! / CHE PALLE!

¿Cuántas veces nos hemos encontrado en una situación muy aburrida, tanto que resultaba casi insoportable, hasta el punto de querernos ir con tal de no seguir soportando esa terrible e interminable tortura?

No sé, ¿quizás en la escuela durante una aburridísima clase, o en el teatro, en una fiesta o en un evento público?

Apuesto a que a todos vosotros os ha pasado al menos una vez eso de quereros levantar de repente y gritar “CHE NOIA!” (¡qué aburrimiento!) o, aún peor: “CHE PALLE!” («qué rollo», «qué mi***a»)

Bueno, espero que no lo hayáis hecho. Expresar vuestra opinión siempre está permitido, pero hay formas y formas de hacerlo. Cuando nos estamos aburriendo, a veces conviene aguantar un poco y esperar a que la tortura acabe. De lo contrario, podríamos usar fórmulas más educadas como:

Non lo trovo molto divertente, mi dispiace («No me parece muy divertido, lo siento»)

Questa non è davvero la mia idea di divertimento («Esta no es realmente mi idea de diversión»)

Onestamente mi diverto di più a… (fare qualcos’altro) («Sinceramente me divierto más… [haciendo otra cosa])

Purtroppo la mia soglia di attenzione è bassissima, colpa mia! («Lamentablemente mi umbral de atención es muy bajo, culpa mía»)

Sin embargo, si queremos a toda costa acelerar el proceso, podríamos inventarnos una excusa como “oh, mi squilla il telefono! Devo proprio rispondere” («oh, ¡me suena el teléfono! Tengo que contestar«) o “cavolo, ho dimenticato la cena nel forno!” («¡ostras, me he dejado la cena en el horno!«) para sacarnos de cualquier situación aburrida.

 

4. NON CI PENSO NEANCHE!

Esta es la típica respuesta borde que se le dice a alguien que nos está pidiendo un favor o que nos está proponiendo hacer algo.

Lo ideal sería no usarla tanto. Es más, diría que lo mejor sería evitarla del todo. Cuando decimos esta frase le trasmitimos mucha antipatía a nuestro interlocutor, es como decir “¡No lo haría nunca! ¡No entiendo ni cómo se te ha pasado por la cabeza pedírmelo!». Y no hace falta ser antipáticos para decir que preferimos no hacer cierta cosa.

En cambio, podríamos decir:

Mi dispiace, ma non posso proprio («Lo siento, pero es que no puedo»)

Mi chiedi troppo: purtroppo non posso accontentarti («Me pides demasiado: lamentablemente contentar»)

Temo che non sarà possibile («Me temo que no será posible»)

Ti dispiace se rimandiamo? («¿Te parece si lo aplazamos?»)

Magari in un altro momento («Quizás en otro momento»)

  

5. NON HAI CAPITO NIENTE!

Aquí tenéis un clásico: cuando estamos frustrados y queremos resolver una cuestión que nos hace enfadar, tendemos a perder los nervios. Y a lo mejor se nos escapa alguna frase que no queríamos ni decir, quizás hacia justamente la única persona que está intentando ayudarnos.

O, imaginemos que nuestro interlocutor tiene que hacer algo que nosotros le estamos explicando pero que le cuesta un poco entenderlo. Pues bien en ambos casos, no es necesario decirle que «non ha capito niente» solo porque no haya entendido bien nuestro problema o lo que le queremos decir: le ofenderemos y solo empeoraremos la situación.

En vez de eso, es más sensato explicarlo de nuevo, asegurándonos de ser claros y comprensibles, especialmente en los puntos más críticos, tal vez eligiendo las palabras o los ejemplos más fáciles. Por ejemplo, podríamos decir:

Forse non mi sono espressa bene. Provo a ricominciare da capo: (…) («Quizás no me he explicado bien. Intento empezar de nuevo:…»)

O:

Sento che non siamo sulla stessa lunghezza d’onda. Forse posso provare a spiegarmi meglio: (…) («Creo que no estamos en la misma sintonía. Tal vez puedo intentar explicarlo mejor:…»)

 

6. VAI A QUEL PAESE!

Cuando hemos perdido la paciencia completamente o porque esa persona que tenemos delante ha hecho o dicho algo que nos ha hecho enfadar, corremos el riesgo de insultar sin ni siquiera darnos cuenta.

Mandar a alguien a quel paese (o a cagare o, aún peor, a fanculo) no es para nada un gesto de aprecio, y podríamos resultar muy desagradables en los ojos de nuestro interlocutor.

En esos momentos, lo mejor es tomar una buena bocanada de aire y esperar por lo menos hasta que nos hayamos calmado nates de decir algo.

De lo contrario, lo que podemos decir es:

Voglio rimanere da solo/a («Quiero estar solo/a»)

Lasciami in pace, gentilmente («Déjame en paz, por favor»)

Hai già fatto abbastanza, basta così («Ya he hecho bastante, ya está bien»)

 

7. TE L’AVEVO DETTO

¿Cuántos de nosotros nos hemos escuchado decir esta frase? Bueno, apuesto a que a nadie de vosotros os ha gustado oírla decir.

A ninguno le gusta decir algo así, ya que quien la pronuncia nos está echando en cara que hemos tomado el camino equivocado, y justo ese camino que ellos nos habían recomendado no tomar.

Cuando sucede, es más sabio perder el orgullo y el deseo propio de sentir estar en lo correcto y de haber ganado. En definitiva, sería mejor evitar esta expresión que equivale a: “¿has visto? Yo tenía razón, porque yo siempre tengo razón y tú siempre te equivocas». En cambio, deberíamos ponernos en la piel de nuestro amigo o de la persona que ha errado y ahora se encuentra en una situación en la que tiene que ponerlo todo en su sitio, y puede que también le podamos dar algún consejo para afrontar más tranquilamente su fallo. Por ejemplo, podemos decir:

Non ti preoccupare. Purtroppo è andata così, ma non c’è bisogno di disperarsi. Tutto si sistemerà e presto non ci penserai più («No te preocupes. Lamentablemente ha ido así, pero no hay que desesperarse. Todo se arreglará y pronto dejarás de pensarlo»)

Capita a tutti di sbagliare: quello che conta è saper superare la difficoltà («Todos nos equivocamos: lo que cuenta es saber superar las dificultades»)

Questo ti fortificherà e la prossima volta non ci cascherai più: prendila come un’opportunità di crescita! («Esto te fortalecerá y a la próxima ya no caerás: ¡cógelo como una oportunidad de crecimiento!»)

 

Bien, ¡hemos llegado al final del vídeo! Espero que de estos ejemplos hayáis aprendido algo: recordad siempre que nuestra forma de comportarnos siempre tiene un efecto en los demás, y muchas veces no nos damos cuenta de cómo de grande puede ser este efecto. Por eso, moraleja de la fábula, ¡tratad a los demás con amabilidad! ¡Lo tenéis todo por ganar!

Si después de todo esto os ha entrado hambre, os recomiendo que veáis el vídeo en el que os propongo la receta de la tarta de chocolate, mientras os hablo de alguna cuestión de gramática y sintaxis.

 

¡Veamos si has aprendido los contenidos de esta clase! ¡Intenta hacer los ejercicios!

 

Deja un comentario