10 MUJERES ITALIANAS que hicieron HISTORIA

10 mujeres, todas muy diferentes entre ellas, que formaron parte de la historia italiana: grandes mentes en la ciencia, en las matemáticas, en el arte y en la literatura. ¿Qué tienen en común estas 10 mujeres aparentemente tan diversas? La fuerza, la determinación y la huella que han dejado en nuestra historia. En este artículo vamos a descubrir un poco más de estas mujeres, de su vida y de lo que las ha consolidado en nuestra mente como símbolos.

Mujeres revolucionarias en Italia

Aquí tenéis 10 mujeres que cambiaron la historia y la visión femenina, desde la Edad Media hasta la actualidad:


1) Matilde di Canossa (1046 – 1115)


La Gran Condesa Matilde es una de las figuras más importantes e interesantes de la Edad Media italiana.
Figura femenina de gran importancia en la historia de la Edad Media europea, Matilde di Canossa con solo seis años resultó heredera de un territorio que iba desde el Lazio hasta el Lago di Garda, estratégico punto de paso obligado tanto para los pontífices que tenían que establecerse en Roma, como para los emperadores que tenían que ser coronados en Roma. La prima segunda del emperador Enrico IV, pero fiel secuaz de la Reforma de la iglesia impulsada por el Papa Gregorio VII, se vio en el centro de un enfrentamiento histórico a causa de la lucha de las investiduras entre el Papado y el Imperio.
Matilde di Canossa vivió en un período lleno de batallas, confabulaciones y expulsiones, una época que consideraba a las mujeres como seres inferiores. Aún así, ella fue capaz de demostrar una fuerza extraordinaria y una innata actitud bajo el mando. Estando en el poder, el Dominio de los Canossa alcanzó su máxima extensión llegando a conquistar todos los territorios en el norte del Estado Pontificio.
El emperador Enrico IV, de quien estábamos hablando antes, en 1077 se dirigió a Canossa para obtener, humillándose como penitente, el perdón del papa Gregorio VII, invitado de la condesa Matilde, propietaria del castillo. De aquí viene la expresión «andare a Canossa«, hacer acto de una humillante sumisión retractándose y reconociendo la supremacía del adversario.


2) Artemisia Gentileschi (1593 – 1652)


Artemisia Gentileschi fue una pintora de estilo caravaggesco. Su padre, Orazio, era pintor y desde pequeña Gentileschi demostró una gran pasión por el arte: a pesar de que en aquellos tiempos se les prohibía a las mujeres ser pintoras, Artemisia accedió al mundo de arte en 1610 con el cuadro Susanna e i vecchioni (Susana y los viejos). A la artista también se la recuerda como una de las primeras mujeres que denunció una violación: llevó a Agostino Tassi (quien fue su maestro de prospectiva) a juicio y rechazó el matrimonio reparador. El proceso del juicio fue largo y doloroso, pero Gentileschi logró afrontarlo con coraje.
Más tarde, se casó con un florentino y se mudó a Florencia, donde recibió varias comisiones, también por parte de los mismos Medici.


3) Maria Montessori (1870 – 1952)


Maria Montessori fue una de las primeras mujeres italianas en graduarse en Medicina. Fue una educadora, pedagoga, filósofa, médico, neuropsiquiatra infantil y científica italiana, y se le recuerda por el médico educativo que lleva su nombre, utilizado por millones de escuelas infantiles, primarias o institutos de todo el mundo.
EL método Montessori hace referencia a la educación del niño desde su nacimiento hasta la edad adulta. El docente «solo» tiene que ser mediador que favorece las ganas de hacer, innata en los niños; tiene que saber observar, elegir el material adecuado y saber callar en el momento justo.


En su análisis, Maria Montessori ve cuatro etapas del desarrollo. La primera (2-6 años) tiene como objetivo el ejercicio de los sentidos y la educación en la vida práctica y en la socialización (motricidad, tiempo, las tareas de casa, la relación con la naturaleza, independencia, silencio, lenguaje, números, espacio, ruidos y sonidos, colores, escritura, autoeducación). En la segunda etapa (7-12 años) tiene lugar el paso del plano sensorial al plano abstracto. Entre los temas de estudio se encuentran: estudios en el agua, la química, la educación cósmica, la historia, las religiones del mundo, la cultura artística y musical, el escultismo. «La adolescencia es el periodo en el que los niños se convierten en hombres, es decir, en miembros de la sociedad», por este motivo, en esta fase se tiene en cuenta la vida social, y se enseña cómo asociarse con los demás, lo que lleva a desarrollar fuerzas nuevas y a estimular las energías. En la cuarta etapa, Maria destaca la necesidad de alentar al joven adulto en su autonomía, en la cooperación y en la conquista de la independencia económica durante los estudios universitarios.
Viajó a varios países para difundir su método, y en la India le sorprendió la Segunda Guerra Mundial: fue encarcelada junto a su hijo y la soltaron en 1944.


4) Grazia Deledda (1871 – 1963)


Grazia Deledda es la segunda mujer del mundo (y la primera en Italia) que recibió el premio Nobel en literatura. Criada en el seno de una familia acomodada y tradicional, Deledda se enfrentó desde el primer momento a una sociedad retrógrada y patriarcal que veía a la mujer solo como esposa y madre. En sus novelas muestra esta sociedad, que es criticada con un toque personal y emotivo que hace sus obras dejen huella.

Aún hoy en día se le recuerda como una de las grandes escritoras italianas. El realismo de su narrativa, su tono sombrío y en anhelo de liberación en sus obras, las historias de pasión primitivas que cuenta en sus obras, abrieron una brecha en la crítica, también en el extranjero, y el 10 de diciembre de 1926 vino la consagración más importante para un escritor: la concesión del premio Nobel de la literatura, «por su potencia como escritora, respaldada por un alto ideal, que representa en formas plásticas la vida tal cual es en su apartada isla natal y que con profundidad y con calor trata los problemas de general interés humano».


5) Anna Magnani (1908 – 1973)


Anna Magnani fue una actriz considerada una de las mejores intérpretes femeninas de la historia del cine. Es una figura clave de la romanidad cinematográfica del siglo XX, con célebres interpretaciones como en las películas Roma città aperta y La rosa tatuata. Esta última película la hizo ganar un Oscar a la mejor actriz protagonista en 1956, y fue la primera actriz de lengua no inglesa en recibirlo. Además, una estrella del Paseo de la fama de Hollywood lleva su nombre.

Anna Magnani fue una figura clave del neorrealismo italiano, interpretando con inimitable estilo el personaje de la ardiente y malhablada plebeya, pero al mismo tiempo sensible y generosa, encarnación de los valores genuinos de una Italia popular. Sus personajes se caracterizan por su fogoso y pasional temperamento, pero también están dotados de una dulzura imprevisible y emotivo que se amoldaban a ella de un modo perfecto. Anna Magnani es recordada por su incomparable y pasional carga humana, que en ocasiones daba lugar a manifestaciones de rabia o de afecto y que la distinguían, además de como una actriz inalcanzable, como una mujer fuerte y sensible, aunque profundamente atormentada.


6) Rita Levi Montalcini (1909 – 2012)


Rita Levi Montalcini fue una neuróloga, académica y senadora italiana. Ganadora del Premio Nobel de medicina en 1986 por descubrir e ilustrar el factor de crecimiento de la fibra nerviosa, fue la primera mujer admitida en la Pontificia academia de las ciencias. Sus investigaciones continuaron hasta la avanzada edad de 103 años. Vivió entre Estados Unidos y Bélgica, y se vio obligada a huir de las leyes raciales por ser judía. Aún hoy en día, es recordada como una de las grandes científicas del mundo.


7) Nilde Iotti (1920-1999)


Nilde Iotti fue una política italiana, primera mujer en desempeñar el tercer cargo más importante del Estado italiano, la presidencia de la Cámara de los diputados. Ejerció esa función durante 13 años durante tres legislaturas, el mandato más largo para cualquier presidente de la Cámara. Fue comunista y partisana: en la Italia del norte se encontraba la Resistencia y muchas bandas partisanas lucharon contra los nazi-fascistas. Nilde Iotti estuvo en contacto con la parte comunista y en 1943 empieza a colaborar con ellos, se convierte en mensajera partisana y lleva folletos, alimentos, medicinas y calcetines de lana con su bicicleta. También fue una gran activista en favor de las mujeres. Eso fue el inicio de su larga vida política. Su discurso de investidura como la presidenta de la Cámara puso en el centro la figura de la mujer en la sociedad y la imparcialidad en la política.


8) Alda Merini (1931-2009)


Alda Merini fue una poeta, escritora y aforista italiana. Se le conoce como una de las grandes poetas italianas del siglo XX, y su poesía deja entrever una profundidad emotiva cautivadora. Su vida personal influenció su arte: sufrió una enfermedad mental y fue hospitalizada en un hospital psiquiátrico. Hablaba así de su existencia: «He disfrutado la vida porque también me gusta el infierno de la vida y a veces la vida es un infierno. Para mí la vida ha sido bonita porque la he pagado cara».


9) Mina (1940)


Mina, nacida como Mina Anna Maria Mazzini, es una de las cantantes italianas más famosas del mundo, o incluso una de las mejores de todos los tiempos. Su timbre de voz la caracteriza: está dotado de una gran amplitud, extensión y agilidad. Interpretó más de 1.500 canciones en el curso de su carrera, y fue el primer icono pop: fue también la primera mujer que llevó minifalda en la televisión italiana.

Las canciones más famosas de esta gran cantante son:
«Amor mio»
«Ancora ancora ancora»
«Grande grande grande»
«Parole parole parole»
«Se telefonando»
«E poi»
«Acqua e sale»
con Adriano Celentano


10) Miuccia Prada (1949)


Miuccia Prada es una estilista y emprendedora italiana. Heredó de su abuelo, Mario Prada, la homónima marca de ropa. Comenzó a trabajar allí en el sector de accesorios. Mientras trabajaba como mánager en la empresa Fratelli Prada, Miuccia diseñó y expuso una línea de bolsas nylon negras que en poco tiempo fueron todo un éxito en ventas. Estamos al principio de los años 80 del siglo pasado y aquella satisfacción personal y profesional, llevó a la joven estilista italiana, con unos 30 años, a reintentarlo, centrándose esta vez en la ropa y los zapatos.

Gracias a su talento y a sus habilidades empresariales, Miuccia Prada convirtió la marca en una de las más conocidas del mundo, combinando vanguardia e innovación en la moda. Según una clasificación de la revista Forbes, es la décima mujer más rica de Italia y la 565 del mundo.

Si la cultura italiana os apasiona, ¡no os perdáis el artículo en el que os muestro los itinerarios por Italia en tren para decir que habéis visitado el BelPaese como ningún turista lo ha hecho nunca!

Deja un comentario