Descubriendo Florencia: el PALAZZO PITTI y el JARDÍN DE BOBOLI

Hemos decidido visitar el Palazzo Pitti en Florencia, con sus maravillosos jardines de Boboli. No sé vosotros, pero nosotros somos unos grandes fans de los palacios majestuosos e imponentes, símbolos de tiempos gloriosos. Os llevamos con nosotros al maravilloso palacio y sus encantadores jardines. Y además, ¡os vamos a dejar alguna curiosidad sobre ellos! ¡Estamos seguros de que no os las sabéis todas! ¿Listos?

Facebook logo Instagram logo Twitter logo YouTube logo TikTok Logo Pinterest logo

PALAZZO PITTI 

Características generales

El Palazzo Pitti es un edificio renacentista que se encuentra cerca del Ponte Vecchio, en Florencia, era la vivienda de un comerciante florentín, Luca Pitti. Originariamente, su fachada está formada por 7 imponentes ventanas, en el primer y segundo piso, y por 3 amplias puertas. Otra característica de su fachada es la técnica utilizada para construirla: el almohadillado (il bugnato). El almohadillado es una elaboración de las paredes exteriores usada también en la antigüedad, formada por bloques de piedra que se sobreponen en filas escalonadas. Delante del palacio hay una plaza que fue la primera en construirse delante de un edificio privado. El palacio ha sido sometido a varios cambios y renovaciones que han contribuido a su lujoso aspecto.

 

Elementos intrincados y lujosos

En 1560 se amplió el palacio y Bartolomeo Ammannati construyó el jardín que fue ideado por Nicolò Tribolo, de quien hablaremos con detalle más adelante. En 1565 Vasari construyó el Corredor Vasariano, (ordenado por Cosimo I de’ Medici) un camino sobre lo alto que une el Palazzo Pitti con el Palazzo Vecchio, pasando por la Galleria Uffizzi y por encima del Ponte Vecchio. Fue diseñado con la idea de que los nombres se pudieran mover libremente, sin peligros. Sin embargo, Ammannati creó un salón monumental para la planta noble y en la terraza se colocó la Fontana del Carciofo (la fuente de la alcachofa). El nombre de la fuente viene de la semejanza de las hojas de la planta de la alcachofa con la decoración de la fuente. Además de estas decoraciones, la fuente presenta putti (motivos ornamentales consistentes en figuras de niños, frecuentemente desnudos y alados), peces y figuras fantásticas. Otra parte que pidió Cosimo I de’ Medici fue la Cappella delle Reliquie, que contenía armarios decorados, relicarios de la colección del gran Duque y objetos litúrgicos y profanos.

 

Luca Pitti y la rivalidad con la familia Medici

Cuando se construyó (en 1446), el Palazzo Pitti era la residencia más grande y lujosa de Florencia, y este era precisamente el objetivo del propietario, Luca Pitti. De hecho, era el archienemigo de la familia Medici, y quería una vivienda más aún más lujosa que la que realizó Michelozzo para Cosimo el Viejo. Aún así, Pitti no fue capaz de llevar a cabo la gran obra porque estaba muy endeudado.

No hay fuentes claras, pero parece que Pitti eligió el proyecto que Brunelleschi había realizado para el palacio de Cosimo el Viejo pero que había rechazado porque lo veía demasiado suntuoso. De hecho, Cosimo no quería desencadenar la envidia de los ciudadanos de Florencia. ¡Pero esto no le importó para nada a Luca Pitti!

Además, parece ser que Pitti quería que las ventanas de su palacio fueran más grandes que las de la puerta principal del de Cosimo. Sin duda… ¡qué ventanas! Y en general: ¡qué grandiosidad! ¡Estamos hablando de 250 metros de largo!

 

Una irónica consecuencia

Con los años, la familia Pitti no pudo pagar las deudas de Luca Pitti y así, en 1550, Buonaccorso Pitti, nieto de Luca, quiso vender el palacio… ¿adivinad a quién? ¡A Eleonora de Toledo, nada más y nada menos que la mujer de Cosimo I de’ Medici! ¡Qué pequeño es el mundo! El palacio se convirtió en la principal residencia de los Medici sin cambiar de nombre. ¡Gracias a ellos se añadieron diversos elementos (que hemos mencionado más arriba) que lo hicieron todavía más valioso!

 

Made in Italy

¡En el Palazzo Pitti nació el Made in Italy! ¡No, no es broma! De hecho, el marqués Giovanni Battista Giorgini, a principios de los años 50, realiza en la Sala Bianca del Palazzo Pitti los primeros desfiles de moda. Por primera vez la moda italiana desfila delante de un público de compradores y periodistas extranjeros. Desde aquel momento, Florencia se convierte en una de las capitales de la moda.

Posteriormente nació la empresa Pitti Immagine, que trabaja en el campo de la moda y cuyo evento más importante es Pitti Uomo, desfiles de moda masculina organizados en Florencia cada seis meses.

 

Qué ver en el Palazzo Pitti

En su interior se pueden visitar las habitaciones reales, el tesoro de los duques, se puede acceder al Corredor Vasariano, ver el Museo de la Moda y el Traje y el de el Arte Moderno. Se puede visitar también la Galleria Palatina, donde cada sala tiene un nombre específico (en general son nombres de dioses: Venere, Apollo…) y alberga obras de artistas como Raffaello, Tiziano, Cánovas. Obviamente también se pueden ver los jardines contiguos al palacio: los Jardines de Boboli.

 

Los Jardines de Boboli

Características generales

El nombre de «Boboli» se debe al hombre de la familia Borgolo, de la que Luca Pitti compró el terreno donde quería construir el palacio y los jardines. El jardín es un parque histórico y es un ejemplo de jardín a la italiana; se ideó como el jardín granducal del Palazzo Pitti y está conectado con el Forte Belvedere. El Forte era una avanzadera militar dedicada a la seguridad del soberano y de su familia. Es el jardín más famoso de Italia y un verdadero museo al aire libre. Al inicio presentaba un entorno del Renacimiento tardío, pero como el palacio, el jardín también fue un beneficiario de las modificaciones de varios artistas. De hecho, está lleno de caminos, lagos, fuentes, ninfas y cuevas. Gracias a su belleza, los Jardines de Boboli fueron proclamados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2013. Y son enormes: ¡tienen una extensión de 45.000 metros cuadrados!

 

Elementos particulares

Una de las obras más bonitas del jardín es sin duda la Grotta Grande, conocida también como la Grotta del Buontalenti. La empezó Vasari, pero la decoración se llevó a cabo Bernardo Buontalenti. Se trata de una unión de pintura, escultura y arquitectura. De hecho, parece una cueva de verdad, con tantas estalactitas y estalagmitas, pero la realidad es que todo son creaciones artificiales… ¡y el resultado sorprendente!  En el exterior también hay mosaicos y el símbolo de los Medici que nunca falta. La Grotta está constituida por tres habitaciones: la primera tiene como temática el caos y las estalactitas y las conchas parece que se transformen en figuras. En la segunda habitación aun se pueden observar los frescos, las estalactitas y las conchas. En la tercera habitación se encuentra la fuente de Venere y se puede ver representado un cielo ficticio, decorado con pájaros. En el jardín se encuentra la Kaffeehaus, una sala utilizada para tomar café o chocolate caliente, compuesta por balcones, una escalinata y una cúpula desde la cual se puede disfrutar de una maravillosa vista, todo de estilo rococó. Siguiendo nos encontramos en el Viottolone, un camino que tiene a cada parte dos filas de cipreses que llevaba a un laberinto del que solo queda la fuente. Este jardín es tan grande que también cuenta con un anfiteatro con escalones desde el que se puede contemplar la parte trasera del palacio y que se usaba para entretener a la corte. Como último elemento digno de mención, después de pasar por el Viottolone, se llega a la Vasca dell’Isola (Isla del estanque) que, como dice el nombre, contiene un islote unido a la tierra mediante dos pasarelas.

 

Habitantes importantes

Durante el paso de los siglos, el Palazzo Pitti fue la residencia de grandes e importantes familias italianas. De hecho, el palacio fue propiedad de los Medici hasta final de su Gran Ducado, y desde 1737 pasó a ser residencia de los Asburgo Lorena, sucesores de los Medici en Florencia. Además, después de la Unidad de Italia también fue la residencia real para la Casa de los Saboya durante los cinco años en los que Florencia fue capital de Italia (1865-70). En 1919, Vittorio Emanuele III lo donó al estado italiano.

 

Qué ver en el jardín de Boboli

Dada la atención de los particulares a los que los artistas contribuyeron, cada ángulo del jardín merece especial atención. El jardín de Boboli se construyó y decoró con mucho cuidado y se pueden transcurrir allí 3 horas descubriendo todas las obras de artes, estatuas, fuentes y plantas. En el jardín, de hecho, podéis contemplar la Fontana del Carciofo y la Fontana del Nettuno, el Anfiteatro rodeado de esculturas, el Viottolone y el Prato del Cavaliere. Podréis caminar sobre los puentes para llegar al islote con la Fontana dell’Oceano, fingir tomar un café en la sala Kaffeehaus y, claramente, entrar en la Grotta del Buontalenti.

 

Antes de acabar, queremos recordar que para acceder a las páginas web solo en determinados países, como la RaiPlay o Mediaset Premium, los canales italianos más importantes solo disponibles para quien se conecte desde Italia, podéis usar NordVPN. Con NordVPN podréis colar vuestra conexión y visualizar el contenido de las páginas web a las que no podéis acceder desde vuestro país. Para hacerlo solo tendréis que seleccionar el país en el que querríais estar virtualmente y ya está. NordVPN está disponible en todos los dispositivos: ordenador, tablet y móvil. ¡Usando el código cupón LearnAmo solo pagaréis un par de euros al mes!

Por otro lado, si queréis seguir conociendo las maravillas que ofrece la ciudad de Florencia, mirad nuestro vídeo sobre el David de Michelangelo y el David de Donatello: ¡una competición épica que os dejará sin palabras!

Rispondi