Los verbos REFLEXIVOS y RECÍPROCOS en italiano: ¿Cuáles son y cómo se usan?

En este vídeo vamos a hablar de un tema de gramática muy muy importante que seguramente la mayoría de vosotros habréis encontrado en alguna ocasión: estoy hablando de los verbos llamados «reflexivos». Por ejemplo: lavarsi, cambiarsi, salutarsi, aspettarsi…  Pues bien, ¿sabéis que hay algunas diferencias entre los verbos reflexivos? Os las voy a mostrar todas y os pondré también ejemplos para enseñaros cómo se utilizan correctamente.

Facebook logo Instagram logo Twitter logo YouTube logo TikTok Logo Pinterest logo

Los verbos RECIPROCOS y REFLEXIVOS en italiano

Bajo el nombre de «verbos reflexivos» en realidad hay muchos tipos de verbos que no siempre tienen unas características idénticas, por ejemplo, un verbo como “lavarsi” no se puede considerar del mismo tipo que “aspettarsi”. Con esto l’Accademia della Crusca (institución suprema del italiano) viene en nuestra ayuda y, antes que todo, dice que existe una macro-categoría que incluye todos estos verbos: la de los verbos pronominales.

 

¿Cuáles son los verbos pronominales?

Con verbos pronominales nos referimos a todos aquellos que van acompañados por un pronombre.

En el caso de los verbos reflexivos, el pronombre en cuestión es un pronombre reflexivo (el monosílabo “si” al final del verbo en infinitivo, que después se conjuga en base a la persona).

Dentro de los verbos pronominales hay subcategorías: es decir, los verbos reflexivos y los recíprocos (por ejemplo, lavarsi vs. abbracciarsi) y, dentro de los verbos reflexivos, hay otra distinción entre los reflexivos directos y los indirectos.

Y ahora, suficiente de estas definiciones abstractas que parecen una lengua desconocida, vamos a intentar entender bien la diferencia entre estas definiciones, empezando con los verbos reflexivos que, como hemos dicho, se dividen en dos grupos:

 

Los verbos reflexivos directos

Cuando hablamos de los verbos reflexivos directos siempre podemos sustituir el pronombre reflexivo (mi, ti, si, ci, vi, si) con “me stesso” o “te stesso” («conmigo mismo» o «contigo mismo»), etc; esto es porque el pronombre de verdad corresponde con un complemento directo. Veamos algunos ejemplos:

Io mi lavo (yo me lavo) = io lavo me stesso (yo me lavo a mí mismo)
Tu ti asciughi (tú te secas) = tu asciughi te stesso (tú te secas a ti mismo)
Lei si è iscritta (ella se ha inscrito) = lei ha iscritto se stessa (ella se ha inscrito a si misma)

 

Los verbos más comunes e importantes que siguen esta regla son:

Abbuffarsi (atracarse)

Alzarsi (levantarse)

Asciugarsi (secarse)

Bagnarsi (bañarse)

Evolversi (desarrollarse)

Fermarsi (pararse)

Infiltrarsi (infiltrarse)

Iscriversi (inscríbirse)

Lavarsi  (lavarse)

Rilassarsi (relajarse)

Sedersi (sentarse)

Svegliarsi (despertarse)

 

Los verbos reflexivos indirectos

Para los verbos reflexivos indirectos, en cambio, esta norma no vale: de hecho, en este caso, el pronombre no corresponde con un complemento directo, y por lo tanto no se puede sustituir por “me stesso”, “te stesso”, etc. Al contrario, algunas veces este tipo de verbo tiene un objeto directo completamente diferente. Veamos algunos ejemplos:

Io mi aspetto grandi cose da te (Yo me espero grandes cosas de ti) (—> En este caso, “grandi cose” es el complemento)

Tu ti penti di averlo fatto (Tú te arrepientes de haberlo hecho)

Lei si ribella alle nostre decisioni (Ella se rebela contra nuestras decisiones)

 

Los verbos más comunes e importantes que siguen esta regla son:

Accorgersi (darse cuenta)

Addormentarsi (dormirse)

Ammalarsi (enfermarse)

Arrendersi (rendirse)

Aspettarsi (esperarse)

Chiamarsi (llamarse)

Fidarsi (fiarse)

Impossessarsi (apropiarse)

Incavolarsi – incazzarsi (enfadarse)

Mettersi (ponerse, meterse)

Pentirsi (arrepentirse)

Prendersi (llevarse)

Procurarsi (obtener)

Ribellarsi (rebelarse)

Ricordarsi (acordarse)

Sentirsi (sentirse)

 

Los verbos recíprocos

Los verbos recíprocos, sin embargo, expresan una acción completa al mismo tiempo por dos sujetos diferentes, uno en relación con el otro. Veamos algunos ejemplos:

I due bambini si abbracciano. (Los dos niños se abrazan)

Marta e Giorgio si amano. (Marta y Giorgio se aman)

In alcuni verbi reciproci, come ABBRACCIARSI e AMARSI, il pronome riflessivo rappresenta l’oggetto diretto, e in questi casi, quindi, questo può essere accompagnato dalle espressioni “l’un l’altro”, “a vicenda”, “scambievolmente” ecc., anche se queste non sono necessarie. Ad esempio, in questo caso avremmo:

I due bambini si abbracciano (l’un l’altro).

Marta e Giorgio si amano (l’un l’altro).

 

Pero en otros casos, los pronombres reflexivos no corresponden a los complementos directos, sino a los indirectos. En estos casos, se podría añadir la expresión “l’un l’altro” (el uno a el otro), pero sería necesario usar también una preposición, la que evija el verbo. Vamos a ver unos ejemplos:

Io e Giulio non ci scriviamo più (Giulio y yo no nos escribimos más)

En este caso, si queremos añadir la expresión “l’un l’altro”, tenemos que agregar también la preposición a:

Io e Giulio non scriviamo più l’uno all’altro (Giulio y yo ya no nos escribimos el uno a el otro)

 

O:

Marco e Giulia si sono detti “ti amo” (Marco y Giulia se han dicho «te quiero») —> Marco y Giulia se han dicho la una al otro “ti amo”.

 

Sin embargo, si queremos agregar las expresiones “a vicenda” («mutuamente», «el uno a el otro») o “scambievolmente” («recíprocamente»), no es necesario añadir una preposición. Por lo tanto, diríamos:

Matteo e Sofia non si parlano più (Matteo y Sofia ya no se hablan)

y

Matteo e Sofia non si parlano più a vicenda (Matteo y Sofia ya no se hablan más el uno al otro)

 

En algunos casos, añadir las expresiones “l’un l’altro” (con o sin preposición) o “a vicenda” es necesario para distinguir casos ambigúos, en los que no está claro que se trate de un verbo reflexivo directo o de un verbo recíproco. Veamos algunos ejemplos:

Gli spettatori si chiedevano cosa sarebbe successo (Los espectadores se preguntaban que pasaría)

Son dos posibilidades: o los espectadores se preguntaban a sí mismos qué pasaría, y en este caso tendríamos un verbo reflexivo propio, o se lo preguntaban los unos a los otros, y en este caso tendríamos un verbo recíproco.

 

Los jugadores se tiraron al suelo.

—> I giocatori buttarono sé stessi a terra (Los jugadores se tiraron a sí mismos al suelo). (reflexivo directo)

—> I giocatori si buttarono a terra l’un l’altro. (Los jugadores se tiraron al suelo el uno al otro) (recíproco)

 

Por lo tanto, en ambos casos, si el significado que queremos comunicar es de verbo recíproco, es mejor especificarlo añadiendo “l’un l’altro” o “a vicenda”, etc. De este modo, no hay malasinterpretaciones.

 

Vamos a ver en conclusión algunos ejemplos a modo de recapitulación:

 

VERBOS REFLEXIVOS DIRECTOS

Luca si siede al tavolo (Luca siede se stesso) – Luca se sienta en la mesa (Luca se sienta a sí mismo)

Giorgia si alza in piedi (Giorgia alza se stessa) – Giorgia se pone de pie (Giorgia se pone de pie a ella misma)

 

VERBOS REFLEXIVOS INDIRECTOS

Ogni tanto si ricorda di me (De vez en cuando se acuerda de mi)

Questa volta mi sono presa una bella sbandata (Esta vez sí que me he pillado de verdad)

Non si è mai pentito di avertelo detto (Nunca se ha arrepentido de habértelo dicho)

 

VERBOS RECÍPROCOS

Non ricordo la prima volta che ci siamo incontrati (l’uno con l’altro) – No recuerdo la primera vez que nos hemos visto (el uno a el otro)

I miei genitori si sono separati (l’uno dall’altra) – Mis padres se han separado (el uno de la otra)

 

¡Hemos llegado al final de la clase de hoy! Bien, como habréis notado, los verbos reflexivos son muchos y se usan mucho también en el italiano coloquial, así que es muy importante conocerlos bien y saberlos utilizar correctamente. Espero que os hayáis divertido y haberme explicado bien. Nos vemos en la clase sobre la omisión del artículo en italiano.

 

¡Veamos si has aprendido los contenidos de esta clase! ¡Intenta hacer los ejercicios!

 

Rispondi