FIESOLE: el pueblo de la Toscana rico en historia, comida y vistas panorámicas de Florencia

Esta vez os llevamos a otro sitio maravilloso de la Toscana: ¡Fiesole! Este pueblo italiano ha alcanzado en las últimas décadas un gran interés turístico y cultural gracias, en parte, a las impresionantes vistas que ofrece, sobre todo de Florencia, y de sus mercadillos, en los que se puede encontrar de todo: cosas para regalar, tablas de cortar (perfectas para los aperitivos con queso y productos de charcutería), flores, ropa, productos gastronómicos locales, etc. ¡Además, en este vídeo, también vais a ver cómo Rocco prepara la «bruschetta toscana» entre las columnas etruscas!

Facebook logo Instagram logo Twitter logo YouTube logo TikTok Logo Pinterest logo

Qué ver en Fiesole

Fiesole es una pequeña localidad de 14.000 habitantes que nació en las colinas a los pies de la ciudad de Florencia.

Desde el siglo XIV, el pueblo es conocido a nivel internacional como uno de los centros históricos más característicos de toda Italia. Su plaza principal, Piazza Mino da Fiesole es famosa por la estatua situada al centro, la cual representa el encuentro entre Garibaldi y Vittorio Emanuele II en Teano, cuando el comandante italiano cedió las tierras conquistadas a su rey en octubre de 1860 durante la unificación de Italia.

Fiesole ofrece algunos de los mejores puntos panorámicos de la ciudad de Florencia desde las alturas. ¡Las vistas son increíbles! Se puede ver muy bien Florencia con su cúpula y todas las campiñas toscanas.

Convento de San Francesco en Fiesole

Con un poco de esfuerza, podéis subir hasta el punto más alto de Fiesole para visitar el convento dei frati francescani (convento de los frailes franciscanos), en la cima de la colina. Aquí, en la época de los etruscos, había una ciudad que se llamaba Vipsul, pero en 1399 los frailes empezaron con la construcción de este convento, ahora ya un símbolo para el turismo de Fiesole. De hecho, en la actualidad, muchos turistas italianos y extranjeros deciden visitar este histórico sitio para admirar la antigua arquitectura clerical.

En el convento se pueden visitar las antiguas celdas que usaban los frailes como habitaciones privadas. Se puede percibir la reducida dimensión de estas habitaciones que solo contaban con una cama, una ventana y, como máximo, un escritorio. Seguramente, los frailes serían de estatura más bien baja, teniendo en cuenta la dimensión de sus habitaciones privadas y los escalones que utilizaban para llegar a esta zona del convento. De cualquier modo, ¡la vista desde las pequeñas ventanas del convento es impresionante!

La Fiesole arqueológica

Otra joya que tiene Fiesole es el Área Arqueológica, que se remonta a la época romana, y que muestra los restos de un teatro, un templo y las termas. En el Museo Arqueológico de la ciudad se pueden ver hallazgos del siglo III-II a.C.

Villa Medici

Otra visita fundamental en Fiesole es la Villa Medici.

Villa Medici es una de las numerosas villas construidas por orden de la familia Medici, muy importante durante la época renacentista, y una de las más antiguas y mejor conservadas de la zona, también conocida como Belcanto o Palagio di Fiesole. No es muy conocida a nivel turístico y, por eso, os recomendamos que la visitéis y admiréis sobre todo su jardín a tres niveles diferentes. De hecho, cada zona tiene una vegetación caracterizada por sus estilos diferentes.

Qué comer en Fiesole

La ciudad de Fiesole no solo ofrece arte e historia, sino también es conocida como una de las metas turísticas más importantes en el sector gastronómico. De hecho, la comida tiene un papel fundamental en esta región: es la cuna de platos famosos en todo el mundo como la zuppa di ceci al caciucco (guiso de garbanzos), comida típica de la Toscana, la bistecca fiorentina (bistec a la florentina), caracterizada por un corte muy particular de la carne y por su peso de unos 2 kilos. O podemos hablar de la bruschetta toscana, también conocida como «Fettunta«, y que nos da la oportunidad de probar el aceite de oliva virgen extra km 0. Este entrante se puede probar con el vino Chardonnay toscano, como hace Rocco en nuestro vídeo.

En definitiva, si tenéis algunas horas para estar no muy lejos de Florencia, ¡os recomendamos Fiesole! Pero no os olvidéis de ver también nuestro vídeo sobre el Palacio Pitti y los jardines de Boboli, en Florencia. En ese mismo vídeo, comimos poke con los palillos chinos… ¡por primera vez! ¡Sí, por primera vez!

Rispondi