15 COSAS que NO os permiten HABLAR y ESCRIBIR EN ITALIANO como un NATIVO

El C2… ese misterioso nivel de perfección de conocimiento de una lengua extranjera… Llegar a tener un nivel de nativo en un nuevo idioma es un camino muy muy complicado y no importa cuántas veces leáis las gramáticas o escuchéis a las personas hablar: muchas normas o expresiones no se os quedarán en la memoria nunca, o quizás en algún momento, pero con alguna que otra dificultad. Lo importante es que no os desaniméis, que reconozcáis vuestro nivel y que os esforcéis para mejorarlo. ¡Recordad que no hay nada de malo en no entender o expresar en seguida todo lo que queréis!

¡Superemos los obstáculos!

Aquí tenéis una lista de lo que podría ser para vosotros un obstáculo a la hora de hablar o escribir correctamente en italiano. Pensadlo, preguntaos si también son obstáculos para vosotros y, si así es, intentad concentraros para superarlos.

1. Las fórmulas de cortesía

La formas de cortesía son un gran obstáculo para muchas personas, sobre todo para quien está estudiando italiano, ya que son poco intuitivas. De hecho, es “Lei”, en mayúscula, pero que se parece tanto a “lei” cuando nos referimos a una mujer. Pero en la forma de cortesía se utiliza Lei también en masculino, pero los adjetivos y participios, si nos referimos a hombres, se quedan en masculino. Bueno, es verdad que si usáis “tu” en una situación en la que se debería usar la forma de cortesía “Lei”, por ejemplo durante una conversación con un profesor, vuestro jefe o una persona más mayor que vosotros, nadie se podría enfadar porque entenderían que sois extranjeros. Pero bien, este es el punto: entenderían que sois extranjeros. ¡Practicad más esta forma, para utilizarla cuando la necesitéis, y veréis que bien que quedáis!

2. Especificad el sujeto de la frase

En italiano, el sujeto se sobreentiende en la mayor parte de los casos, a no ser que no se quiera enfatizar quién ha realizado una acción. Especificar el sujeto al inicio de la frase es algo que hace que entiendan al momento que no sois italianos y, por lo tanto, os impide tener un control completo del idioma. En la mayor parte de las lenguas, sin embargo, el pronombre es necesario, así que aprender a no usarlo toma un poco de esfuerzo y tiempo, ¡pero ya veréis que se volverá en algo natural!

3. Los tiempos en pasado os horrorizan

Aún no estáis seguros de cuándo usar el imperfecto, el passato prossimo o el passato remoto, y utilizar el tiempo equivocado en el momento equivocado puede crear malos entendidos y puede sonar bastante mal para quien os escucha. Decir “Ho vissuto in questa casa per 10 anni” en italiano, significa que ya no vivís más allí, pero en otros idiomas como el inglés, la misma estructura (“I have lived in this house for 10 years”) significa que seguís viviendo en la misma casa. Por lo tanto, practicar los pasados es realmente importante. Un método eficaz para hacerlo es leer muchos libros, así también os podéis familiarizar con el temido passato remoto.

4. Essere o non essere, este es el dilema

Lo decía también Shakespeare. Entender cuándo utilizar el auxiliar “essere» y cuándo “avere” siempre es un obstáculo, también en un nivel medio-alto. No os rindáis. Seguid practicando. Los auxiliares en italiano siguen unas reglas precisas y os podéis ayudar mirando películas o leyendo libros.

5. Los nombres masculinos acabados en -a (cinema, problema, tema) os sacan de quicio

Cuando empezasteis a estudiar italiano se os dijo que la mayor parte de las palabras acabadas en -a son en general de género femenino, a excepción de algunas palabras que son masculinas, como por ejemplo, cinema. Así que cuidado con estas palabras (normalmente estas palabras problemáticas acaban en -ma). Obviamente, todos os entienden si decís “la cinema”, pero está claro que no es correcto y que se darán cuenta de que sois extranjeros.

6. Aún no habéis entendido cuando se omite el artículo determinativo

¿Por qué se dice “Vado a casa” y no “Vado alla casa”? Por suerte, en este caso os podemos ayudar con nuestro vídeo OMISIÓN DEL ARTÍCULO en italiano.

7. Los períodos hipotéticos os confunden y preferís evitarlos

Todas las veces que empezáis una frase con un “se” en seguida os arrepentís y no sabéis continuar la frase si tenéis que elegir entre condicional, subjuntivo e indicativo. ¿La “buena noticia”? Esta parte de la gramática también confunde a los propios italianos. Así que no sorprende que los períodos hipotéticos en italiano os creen problemas.

8. Preferís no decir cuando algo no os gusta

En efecto, el verbo «piacere» en italiano puede crear confusión porque se conjuga en base a lo que nos gusta, no en base a nosotros que somos quienes decimos la frase, al contrario de lo que pasa por ejemplo en inglés. Por eso, debéis tener cuidado cuando habláis de algo en plural, como spaghetti, porque el verbo estará en plural a pesar de que el sujeto a quien le guste ese tipo de pasta sea uno («Mi piacciono gli spaghetti»).

9. Os preparáis mentalmente para las conversaciones que tendréis

Esto en realidad no es un verdadero obstáculo para llegar a un dominio de la lengua, ya que os permite aplicar las reglas que habéis estudiado con tranquilidad y sin presión. Aún así, el mundo en el que tendréis una conversación está lleno de presiones y también es posible que la persona con la que estéis hablando no siga el guion que os habíais hecho en vuestra mente, de modo que este ejercicio os puede ayudar pero tampoco es obligatorio. Más bien, cread conversaciones con vosotros mismos delante del espejo o grabándoos o aunque sea solo pensando en voz alta en la lengua que estéis estudiando. ¡Esto funciona!

10. Tenéis alguna dificultad para entender los acentos

Sobre todo si vuestra lengua materna no se caracteriza por los acentos, estos pueden ser difíciles de entender, especialmente a nivel escrito. Pero tenéis que recordar que el acento gráfico corresponde a una elevación del todo en la pronuncia de una sílaba, así que si sabéis cómo se pronuncia una palabra identificaréis dónde va el acento. Otra dificultad puede suceder por el hecho de que si se escribe en un teclado no italiano no encontraréis el botón que corresponde a la letra acentuada que sí que lo estaría en un teclado italiano. De forma que, para poner las letras acentuadas en vuestros documentos online, tendréis que utilizar teclas de acceso rápido (shortcuts).
En cambio, si vuestro problema son los acentos regionales, no os preocupéis: a menudo, incluso a los italianos que proceden de regiones diferentes les cuesta entenderse entre ellos. Si os gusta un acento en particular o sabéis que tenéis que mudaros en esa región, os podréis concentrar en ellos, escuchando muchas cosas de gente de la zona.

11. A veces olvidáis cómo usar “gente”

¡Les pasa a muchos extranjeros! Recordad que “gente” es un sustantivo singular, así que tiene que ir seguido por un verbo en singular: «La gente dice che…»

12. La pronunciación de la “r”

Esta característica, aunque sea de sonido y no de conocimiento del idioma, permite reconocer en seguida a un italiano de alguien que estudia la lengua italiana. A pesar de que la erre “a la francesa” sea un fenómeno difundido también en Italia, “erre” de los extranjeros se reconoce al momento y podríais necesitar un poco de tiempo para dominar este sonido como un nativo. Pasa lo mismo con “gl”.

13. Los dialectos os ponen de los nervios

Se podría pensar que una vez obtenido un buen nivel de italiano todo irá en bajada, pero delante de la realidad italiana, caracterizada por sus numerosa variedad de dialectos, se descubre que no es así. De hecho, los dialectos son difíciles de entender incluso para los italianos que son de otra zona de Italia. Lo que os podemos recomendar es que viajéis lo máximo posible para conocer todas las variedades del italiano. Y recordad que no hay nada de malo en preguntar si algo no habéis entendido.

14. El sonido de las dobles consonantes

Muchas lenguas no tienen dobles consonantes como en italiano, por este motivo puede resultar difícil de aprender a pronunciar bien estas palabras, pero es importante hacerlo porque si no se puede crear malentendidos («cane» es el animal mejor amigo de las personas, «canne» hace referencia a los instrumentos que se usan para ir a pescar o a las plantas). Para este tema también os podéis ayudar con nuestro artículo: ¡no os equivoquéis con las DOBLES CONSONANTES en ITALIANO!

En este artículo hemos visto los aspectos más difíciles de aprender cuando se empieza a estudiar italiano, pero no olvidéis que también hay cosas fáciles en el idioma, por ejemplo la pronuncia es clara y muchas palabras se leen como se escriben.

Rispondi